Archivo

Posts Tagged ‘personas’

Silencio por favor, estoy trabajando


ruido-en-el-trabajoTengo el convencimiento que la mayoría de personas estamos de acuerdo en la necesidad de estar tranquilos para concentrarnos en las tareas que estamos realizando en cada momento. Quizá los “temidos ladrones del tiempo” como son las llamadas, los correos y las reuniones no previstas que irrumpen cual sunatmi, provocan que atendamos y dirijamos nuestra atención de una forma inadecuada.

Es necesario tomar conciencia que la productividad de un profesional se ve afectada y disminuye si tiene elementos distractores ambientales que bloquean el nivel de concentración que requiere el trabajo que va a poner en marcha.

En palabras de nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Así no hay quien se concentre, afirma que Un Director de Recursos Humanos, buen amigo y mejor profesional, me decía que para analizar la legislación laboral y los posibles casos de conflictividad en su compañía, y os aseguro que se trata de una empresa muy conflictiva, se encerraba y pedía a sus colaboradores absoluto silencio para poder concentrarse en la lectura. Estoy convencido que eso le ha servido para ser más diligente en su trabajo y poder hacer las cosas con mayor ratio de éxito.

Las personas necesitamos un ambiente tranquilo que invite a pensar, a colaborar, a participar y respetar el espacio y tiempo de sus compañeros y superiores para conseguir que podamos aportar valor añadido a nuestro trabajo.

Hemos de ser exigentes, pero flexibles con nuestro tiempo; hemos de planificarlo y aceptar que puedan haber cambios. Hemos de fomentar encuentros y reuniones planificadas y con un orden de temas a tratar y que no sean fruto del azar; hemos de encontrar tiempo para pensar en qué estamos haciendo y cómo podemos mejorarlo. Hemos de buscar tiempo para divertirnos con lo que hacemos porque al estar motivados seremos más competentes.

En definitiva, descubramos la necesidad de la serenidad que nos proporciona el silencio en las organizaciones porque parafraseando a Nietzsche “el camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio”.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Sin renunciar a la esperanza


RelajacionEsta semana he asistido a una graduación especial ya que se trata de niños y niñas que tan solo cuentan con cinco años y que el año próximo abandonarán la educación infantil y se estrenaran en la primaria.

Muchos de ellos con un birrete, más o menos casero, y con un uniforme impecable, caminan sonrientes por un pasillo saludando a sus orgullosos padres que no paramos de hacerles fotografías inmortalizando este momento que, en algunos casos, se seguirá repitiendo si continúan los estudios hasta la universidad, en otros no.

Es cierto que diariamente nos bombardean con datos, estadísticas, noticias y un sinfín de información en el que nos hablan y nos convencen de la grave situación en la que se encuentran los jóvenes españoles debido a la elevada tasa de desempleo que no hace más que crecer. Sin embargo, también debemos tener motivos para la esperanza porque la crisis es una oportunidad para saber reinventarnos, tanto personal como profesionalmente hablando.

El viernes de la semana pasada el Gobierno presentaba el informe al Anteproyecto de Ley de Emprendedores en el que se lee un conjunto de medidas que tratan de dar respuesta a distintos de los aspectos de la actividad de las pequeñas empresas.

Una apuesta decidida por una formación sea universitaria o profesional de calidad, ayudas para la contratación, leyes que favorecen el emprendimiento son, entre otras, aspectos que ayudarán a establecer un nuevo marco de las relaciones laborales que permita disminuir progresivamente las elevadas tasas de desempleo que tenemos en nuestro país.

Esta semana nuestro colaborador, Roberto Luna,en su artículo Aún queda mucha esperanza a pesar de todo, nos habla de un ejercicio que compartió con un grupo de jóvenes en el que afirma que ha podido aprender, entre otras muchas cosas, que  es importante contactar con algún proyecto que nos movilice, que nos haga ponernos objetivos en la vida y que tire de nuestro talento. No tiremos la toalla sino que tomemos el testigo para construir un futuro lleno de posibilidades reales para todos.

Leer artículo

Cuando el cambio somos las Personas


AltaDir_03_imagen01Esta semana nuestra ministra de Empleo, Fátima Bañez, firmaba con su homóloga alemana un acuerdo basado en dos aspectos: promover la contratación de jóvenes y su movilidad e introducir un sistema de formación profesional similar al alemán, que se caracteriza por su carácter práctico.

Además hemos conocido también el dato del pequeño incremento del número de jóvenes emprendedores que parece ser un síntoma de esperanza ante la elevada tasa de desempleo juvenil de nuestro país. Hace un par de días leía un post escrito por el publicista Risto Mejide donde invita a los desempleados a no buscar trabajo sino a buscar un mercado, donde esa persona pueda crear su propio trabajo.

Este domingo pasado leía una entrevista a uno de los escasos sociólogos críticos que tenemos en la actualidad, Z. Bauman, quien habla en su último libro del desfase del sistema educativo con el mercado laboral y la precariedad económica en estos tiempos que él denomina “ultralíquidos” preguntándose”¿Qué futuro estamos construyendo?”.

Sería bueno que, a partir de las instancias que toquen, sistema educativo y mercado laboral buscasen la forma de “ir de la mano” para juntos escribir una realidad económica y social, tal y cómo hicieron hace un par de semanas un par de mellizos, Daniel y María, que lo primero que hicieron, nada más nacer cada uno de ellos en bolsas diferentes, fue darse la mano.

Por otro lado no debemos olvidar que la problemática del desempleo no solo afecta a los jóvenes sino profesionales de diferentes edades, con diferentes currículums formativos y profesionales que a diario intentan acceder, en unos casos, o volver, en otros, a un mercado laboral incierto y cambiante.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega en su artículo Rumbo a la gestión 2.0: las 5 dimensiones nos habla de que el cambio es paradójicamente la única variable permanente. el reto de las empresas y profesionales del Siglo XXI no es adaptarse a él, sino formar parte del mismo. Y ¿acaso no esa es la esencia misma de la función de RRHH en las organizaciones? Trabajemos con sentido crítico y actitud ética para que así sea y solo así podremos trasladar una imagen real y no distorsionada del valor añadido de nuestro trabajo.

Leer artículo

Saludos cordiales.

La lucha diaria de un trabajador autónomo


Multitasking businessmanHace unos días la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) hacía público que en España se han perdido hasta 403.109 autónomos en los últimos cinco años, casi desde que comenzara la crisis, según las conclusiones que ha extraído la organización de los datos que facilita mensualmente el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Según los datos de este estudio, en febrero de 2008 había 3.398.863 autónomos frente a los 2.995.754 que se contaban a finales de febrero de 2013, es decir, se ha perdido el 11,86% de autónomos, un total de 403.109 trabajadores, muchos de ellos víctimas de la falta de liquidez en sus negocios debido a impagos de sus clientes entre los que se encuentran las Administraciones Públicas cuya cuantía se sitúa en la escalofriante cifra de 4.500 millones de euros.

Precisamente, hace un par de días, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha dado a conocer el plan de proveedores en 2013, el segundo que lanza el Gobierno, que tiene como objetivo obligar a las administraciones públicas a pagar a miles de pequeños empresarios en un plazo máximo de 30 días y de esta forma saldar sus deudas.

Esta semana publicamos un artículo de nuestro colaborador Joan Miró, Trabajadores Autónomos Dependientes, en el que éste afirma que en épocas de crisis hay que innovar en todos los ámbitos para poder sobrevivir, y la innovación en la gestión pasa por flexibilizar al máximo las plantillas transformando los costes fijos en variables en función de las necesidades del momento.

En esta línea discursiva el secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, ha advertido este miércoles de que las medidas de apoyo hacia el colectivo autónomo que se impulsen desde la Administración serán “un esfuerzo baldío” si el sistema financiero no aumenta el volumen de créditos que se conceden a las empresas.

Unamos esfuerzos para que estas personas que deciden poner en marcha un negocio arriesgando su patrimonio puedan tener a su alcance medidas que les permitan crear empleo de calidad.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Un nuevo modelo de Relaciones Laborales es posible.. además de necesario


clima-laboralEstá claro que el modelo de Relaciones Laborales español ha evolucionado de una forma paulatina atendiendo a las circunstancias económicas, sociales y políticas en la que se encuentra inmerso.

El acceso de de la mujer al trabajo, la aplicación de las nuevas tecnologías, el mayor nivel formativo de las personas, han sido capaces de dibujar un nuevo marco de relaciones laborales sensibilizado por temas como: la igualdad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la gestión de la diversidad, entre otros temas.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo, en su artículo El Modelo de Relaciones Laborales va a cambiar ¿te adaptaras?, nos recuerda que en un mercado competitivo aquellas personas que no aporten Rentabilidad y Productividad se quedaran obsoletas en el mercado de trabajo. Cualquiera que sea tu función, tu responsabilidad y tus tareas debes tratar de ser Excelente. La aportación del valor a los proyectos es condición imprescindible para poder tener futuro en el mercado laboral.

En esta línea discursiva común hace más de doce años, yo mismo reflexionaba en otro artículo Hacia una nueva estructura organizativa y un nuevo modelo de relaciones laborales sobre la importancia de pensar y poner en marcha nuevas estrategias para incrementar la competitividad de las empresas apostando por la reducción de niveles jerárquicos, la participación, la flexibilidad, así como la mejora de la cualificación de personal.

Desgraciadamente tenemos más de seis millones de buenas razones para pensar, a marchas forzadas, como y de qué manera vamos a establecer mecanismos que traten de construir las bases fundamentales de un nuevo sistema que sepa estimular la creación de empleo sostenible.

Seamos valientes, audaces y solidarios para hacer realidad el artículo 23.1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que hace unos días cumplía su 60 aniversario: “Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo …”

Leer artículo

Saludos cordiales.

Revisando las recomendaciones del último informe bienal de la OCDE sobre España


ocdeA principios de semana publicábamos las previsiones poco halagüeñas de la OCDE sobre España, en las que se afirmaba que 2013 será un año peor  y en el que el PIB caerá un 1,4% y el paro subirá peligrosamente al 27%.

Finalizamos la semana conociendo el contenido del informe bienal de la OCDE en el que se le reclama a España entre otras las siguientes medidas:  un contrato único, subir el IVA, rebajar las cotizaciones sociales y abaratar el despido como medidas que cree necesarias para estimular el empleo y mejorar la competitividad de la economía española. Además recomienda la supresión de la jubilación parcial  y más control sobre el cobro del desempleo.

Parece que la tendencia es a entender que las Reformas deban de contener  el ejercicio contable obligatorio de Rebajar y Reducir Costes, olvidándonos de ver las medidas que deberíamos adoptar en la partida para estimular los Ingresos y así no descuadrar el resultado final. Sin embargo, las empresas no somos cifras en una cuenta de resultados sino que somos personas que garantizamos la prosperidad de un país.

Las medidas o recomendaciones deberían establecer patrones de actuación ética para evitar las actuaciones “delictivas”  conducidas por una codicia inusitada y una soberbia sin parangón, donde la picaresca no entiende de estratos sociales y desde el que cobra indebidamente una prestación al que desvía fondos a sus propios bolsillos y los deposita en paraísos fiscales, nos empobrece a toda la ciudadanía española en su conjunto.

Está claro que, a pesar de las reformas iniciadas en nuestro país, nos queda un largo camino para la recuperación, pero debemos seguir luchando para conseguir sentar unas bases sólidas de un futuro esperanzador para la generación que viene.

Saludos cordiales.

Cuando la codicia pervierte la gestión


En estas últimas semanas han tenido lugar varios sucesos trágicos como son los suicidios de varias personas con nombres y apellidos que iban a ser desahuciadas de sus hogares por no poder hacer frente al pago de las cuotas de su hipoteca por encontrarse en desempleo y sin estar recibiendo ninguna prestación económica.

Es cierto que son situaciones extremas, pero no por ello debemos de prestarles la atención que merecen ya que son fruto de una gestión especulativa y codiciosa de entidades financieras que no tuvieron ningún escrúpulo a la hora de concederles una hipoteca,  que aparentemente era atractiva a simple vista pero, en su interior, estaba totalmente “envenedada “por una serie de obligaciones de difícil cumplimiento si la situación económica de las personas cambiaba, como desgraciadamente ha sido el caso.

Esto ha provocado que el colectivo de Jueces denuncie esta situación y que el Gobierno trate junto con los partidos de la oposición buscar soluciones al terrible drama en el que se encuentran muchos de nuestros conciudadanos.

Por otro lado, seguimos siendo testigos y no actores protagonistas de otra nueva huelga general que acrecienta a pasos agigantados la desconfianza de los ciudadanos a todos los agentes sociales sin distinción  y con ello la desesperanza de creer que  esta situación de tensa incertidumbre persista “sine die”.

Las crisis, sean del tipo que sean, forman parte del pasado, presente y futuro de las personas así como de las instituciones más representativas de las que formamos parte: familia, escuela, empresa y sociedad en su conjunto.

Es importante que sepamos identificar que el momento actual se explica como el resultado de la codicia de unos pocos que ha condenado irremediablemente a muchos por lo que sería bueno cuestionarnos qué valores rigen o mejor dicho deberían regir nuestra forma de ser, hacer y estar para sentar las bases de una sociedad menos ególatra y más “inteligentemente egoísta”.

Es hora de actuar sin un guión preestablecido, pero con una coherencia íntegra porque como decía Stephen Covey “Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo. Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.”

Y tú ¿a qué sigues esperando?

Cuando la felicidad depende del terreno “movedizo” de las emociones


Es un tópico afirmar que las emociones ocupan un lugar más que privilegiado en el modo de ser y hacer de las personas tanto en su ámbito personal, familiar y profesional. Quizás gracias y, no a pesar de esta larga y aparentemente eterna crisis, estemos siendo testigos (ojalá lleguemos a ser actores protagonistas) de cómo se están fraguando las bases de una nueva forma de entender la emoción como herramienta de superación. Me explico.

Parece ser que mientras estábamos en el momento álgido de nuestra “virtual” economía cimentada en la burbuja inmobiliaria nos afanábamos en la adquisición irracional de bienes materiales como si de ello dependiese nuestra felicidad. Una vez que el modelo, como era de esperar, ha quebrado nos encontramos inmersos en una realidad dura y difícil, pero no por ello digna de ser conquistada con una emoción y acción renovadas.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo “El círculo del 99” afirma que son las personas que sufren un episodio traumático, un accidente, una enfermedad, o la pérdida de un ser querido, las que irrumpen con un cambio de paradigma que les invita a dar la vuelta de sus valores y poner en importancia aquellas cosas que verdaderamente lo son.

Me gustaría acabar con las últimas palabras pronunciadas en el pasado Congreso de la Felicidad celebrado el pasado mes de abril en el que Sor Lucía Caram, una monja de clausura, finalizaba con una invitación que os hago llegar “No dejéis que nada ni nadie cambie vuestra decisión de ser feliz”.

Como agentes de cambio no podemos renunciar a guiarnos a partir de la regla de las 3 C: Confianza, Compromiso y Coraje, herramientas necesarias para afrontar y vencer las dificultades que estamos librando a diario todas las pymes españolas.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuando sacamos lo mejor de nosotros mismos…..


La semana pasada supimos, según los datos del último informe publicado por Eurofound, que el número de “ninis” en España se ha incrementado un 34,4% entre 2008 y 2011 y ya suponen el 21,1% del total de la población en esta franja de edad.

Por otro lado, y según un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) realizado a partir de los índices de empleo según sexo, edad y nacionalidad de la agencia Eurostat, solo el 44,5% de las personas mayores de 55 años siguen manteniendo su puesto de trabajo en España.

En fin, que las cifras son ciertamente desalentadoras, pero también tenemos el ejemplo de otros países, como puede ser el caso de Islandia, que ha sido capaz de reducir su tasa de desempleo del 12% al 5% en tan solo dos años, por lo que sería bueno que observáramos qué acciones ha llevado a cabo para obrar este gran “milagro”.

Las claves están claras: este país ha apostado denodadamente por las empresas y ha sabido canalizar ayudas para viabilizarlas, y ha sido capaz de diseñar una real y efectiva flexibilización en el mercado laboral, que les ha permitido reducir costes, que no significa reducir derechos de los trabajadores y, por supuesto, ha logrado que los contribuyentes no pagaran los “platos rotos” de la gestión especulativa de sus entidades bancarias.

También me gustaría mencionar la acción solidaria, sin precedentes, llevada a cabo por la Fundación liderada por el empresario Amancio Ortega, como fue la de entregar veinte millones de euros a Caritas para ayudar a los más desfavorecidos.

Esta semana nuestro colaborador, Roberto Luna, en su artículo “Momentos de cambio profesional: sacando lo mejor de cada uno”, nos habla precisamente de que a pesar de que “son tiempos difíciles” son tiempos para sacar “nuestra mejor versión y nuestro máximo talento.”

Creo que es una excelente reflexión que debemos saber abanderar aquellas personas que somos los responsables de gestionar, motivar y activar el capital humano en las empresas, así que tratemos de actuar de forma ética, solidaria y con excelencia en nuestro trabajo.

Leer artículo

Saludos cordiales.

¿Pensamos en el talento de nuestras empresas?


Según la Real Academia de la Lengua Española las dos primeras definiciones que recoge sobre talento son: por un lado, inteligencia entendida ésta como la capacidad de entender y, por otro, como aptitud, es decir, capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación.

Estas definiciones deberían ser orientaciones que nos ayudasen como responsables de personas a identificar el talento en nuestras empresas. Sin embargo y tal y como afirma nuestro colaborador Roberto Luna en su artículo TALENTO ¿Y ESO QUÉ ES?, existe una “extraña” diferencia entre lo que se habla de gestión del talento y lo que verdaderamente se aplica.

Si a esto le sumamos el clima viciado, enrarecido y desmotivador que parece extenderse a modo de “chapapote” en las empresas, motivado por la crisis económica del país, resulta paradójico hablar de estos temas. Pero nada más lejos de la realidad. Hace unos días Manuel Zervino, uno de los supervivientes de la tragedia de los Andes, impartía en Valencia una conferencia en la que señalaba la importancia de afrontar los problemas para transformarlos en oportunidades.

Si somos capaces de entender la situación que estamos viviendo podremos estar capacitados para desempeñar nuestro mejor papel en nuestras empresas, en nuestras familias, en nuestras comunidades y, en definitiva, en nuestra sociedad.

Tratemos de identificar, para luego valorar adecuadamente, el gran talento que poseen nuestros colaboradores y de esta forma hacer una empresa más eficaz, competitiva, productiva y, por encima de todo, humana. Las tecnologías las podemos copiar e implantar indiscriminadamente, sin embargo el talento humano es único e irrepetible que mueve así que multipliquemos su valor y no nos conformemos con menos.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: