Archivo

Archive for the ‘política’ Category

Los momentos de verdad en RRHH y en la política


A lo largo de la vida nos encontramos con personas que nos parecen molestas cuando se empeñan en enseñarnos que el camino que hemos escogido no es el correcto. Nos miran de frente y según cómo seamos así actuaremos.  Algunos huyen despavoridos repitiéndose una y otra vez que eso es mentira y no hacen caso, otros se muestran sumamente sorprendidos incapaces de actuar y los pocos nos quedamos delante  afrontando y enfrentando la verdad para aprender la valiosa lección que lleva implícita.

En el mundo empresarial y en la política tratamos  ciertos aspectos que de alguna manera van a decantar nuestro liderazgo a un lado u otro de la balanza.

En palabras de nuestro colaborador Ángel Largo: “Hay momentos en el que las personas del área de Recursos Humanos “se la juegan” y los hemos llamado los momentos de la verdad.

Son instantes donde la persona que representa ese área, muchas veces la compañía, y en algunas a nuestro país debe tener una atención plena y estar absolutamente preparada para afrontar ese instante, donde el prestigio y la reputación de ella misma y de su área, y en última instancia también de la compañía, o de todos nosotros están en el punto de mira.”

Por ello y dado el otoño caliente que se nos avecina sería bueno que desde RRHH y desde la política tuviéramos un momento para la reflexión y no la precipitación, para el diálogo y no la imposición, para la empatía y no la intolerancia. Se avecinan cambios a futuro que van a repercutir en el modo en que las personas y los ciudadanos nos vamos a relacionar en las empresas y  los responsables de RRHH y los políticos somos los líderes llamados a lidiar con una plantilla y ciudadanía diversa, desmotivada, desorientada y altamente cualificada.  Parece que el enfrentamiento es una moneda falsa que nos quieren vender haciéndonos creer que cuanto más desunidos  estemos mejor nos irá. Qué falsedad… Las divisiones y los famosos “ismos” no nos han conducido a nada nuevo a través de la historia, así que sería bueno que no nos dejásemos  llevar por discursos estériles que quieren dinamitar nuestra democracia.

Hemos de saber que a la plantilla hemos de respetarla y conocerla para poder llevar a cabo grandes proyectos que ayuden a sacarnos de la mediocridad en la que se encuentra el mundo empresarial y político, pendientes más de su futuro que el de su propia organización.

Ha llegado el momento de la verdad, el día D y la hora H en el que RRHH no puede esconderse en un discurso repetitivo sino en una acción continuada en el tiempo que transforme los recursos en personas que trabajen profesionalmente  y con una ética que asegure un presente mejor a la generación de nuestros hijos ¿No les parece? Eso sí, sin que nadie les obligue a pensar en separar, dividir  y restar, sino en sumar y multiplicar. Repasen las cuatro reglas básicas y utilicen el sentido común;  se darán cuenta de ello y respetarán la ley.

Anuncios

Re-pensar la educación


Hace unos días se daban a conocer las conclusiones del informe elaborado por la OCDE, «Panorama de la Educación 2015», en el que se afirma que España ocupa el cuarto país de esta organización en número de “ninis”. Desde el Ministerio de Educación aclaraban que esas cifras correspondían al primer trimestre de 2014, y que los datos de finales de año que baraja Eurostat muestran una mejoría en este concepto.

Sin embargo, este dato no puede ser más desolador, si tenemos en cuenta que los jóvenes son el futuro y que, por lo tanto, es necesario formarlo en conocimientos, habilidades y actitudes que les ayuden a integrarse en el mercado laboral.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna, en su artículo ¡Niños estresados!, pero ¿qué les estamos enseñando los adultos nos recuerda que “necesitamos re-pensar y re-inventar la educación en nuestro país, porque me gustaría que cuando esos niños llegaran a mis clases en la universidad pudiéramos hacerlo desde otra dimensión más de adulto a adulto, y comprendiendo que los actores son ellos; son ellos los que vienen a aprender y no a aprobar, son ellos los que quieren esforzarse por su especialización y su mejora como personas y profesionales.”

Ya va siendo hora que el mundo educativo y laboral se concilien para buscar puentes de comunicación que permitan que nuestros jóvenes puedan plantearse un futuro mejor gracias a una formación de calidad que les ayude a encontrar su lugar en el mundo laboral.

Los “ninis” nos recuerdan que no estamos haciendo las cosas bien, tanto en el plano educativo como en el ámbito laboral. Necesitamos que empecemos a dibujar nuevos itinerarios que respondan a las necesidades de los jóvenes, atiendan a sus intereses y motivaciones casándolos con los que impone el propio mercado de trabajo. Es un reto que hemos de asumir como una obligación ineludible si aspiramos a identificar y conquistar el talento humano que existe hay fuera para fortalecer las organizaciones. El área de RRHH ha de velar por la existencia de una comunicación intergeneracional para sacar el mejor aprovechamiento del capital humano, sea junior o senior, lo importante es hacer crecer el valor añadido de todos los que forman parte de la organización.

Leer artículo

Saludos cordiales.

In memoriam: Nelson Mandela un líder con principios


charleschaplinHace pocos días el mundo se quedaba huérfano porque fallecía el hombre de la eterna sonrisa amable a pesar de haber consumido un cuarto de su vida en una cárcel de escasamente cuatro metros, por el único delito de luchar contra el régimen de segregación racial y por apadrinar la democracia en su país.

La voluntad de seguir adelante a pesar de las dificultades, el respeto y cariño que mostraba hacia las personas, la coherencia entre sus palabras y acciones, la clarividencia de su pensamiento, la generosidad de su espíritu, en el que no tenía cabida ninguna clase de rencor, fueron, sin lugar a dudas, lo que hicieron de él un líder en el que deberíamos inspirarnos los profesionales que tenemos la enorme responsabilidad de gestionar el talento de las personas.

Él sabía mejor que nadie que era más que 466/64 era ‘Rolihlala’, su nombre de nacimiento; ‘Nelson’, apodo escolar; ‘Madiba’, por el clan; ‘Tata’, padre de la democracia; ‘Khulu’, el abuelo y ‘Dalibhunga’, primer nombre adulto. En cuatro palabras: un líder con principios.

Como gran estratega y con un sentido común certero, entendió que el deporte podía ser la mejor herramienta estratégica para unir a personas de distintas razas enfrentadas por ideas irracionales, impregnadas de una intolerancia intolerable y sin sentido. De esa manera sentó las bases de un futuro mejor basado en el respeto y la integración. De hecho fue en 1993 cuando le concedieron el Premio Nobel de la Paz por su infatigable lucha contra el apartheid dentro y fuera de su país.

En los tiempos que corren podemos pensar que es mejor no pensar en el futuro ya que parece no ser demasiado positivo, sin embargo esta semana nuestro colaborador Roberto Luna en su artículo El futuro del trabajo. Retos y oportunidades nos anima diciendo que “La cuestión es si somos capaces de reinventar de nuevo este futuro sin añorar nuestros sueños y proyecciones de hace unos años. Al fin y al cabo, el futuro siempre está en el aire, pero también depende de todos nosotros.”

Finalizo con unas palabras de Mandela: “Debemos usar el tiempo sabiamente y darnos cuenta de que siempre es el momento oportuno para hacer las cosas bien”.

Gracias por mostrarnos con tu ejemplo que la tolerancia, el respeto y la libertad son una conquista a la que no podemos renunciar.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Practicando la serendipia para evitar “vivir a medio gas”


SerendipiaEl mundo intelectual de nuestro país está de luto ya que nos ha dejado el economista, escritor, docente y humanista José Luis Sampedro quien deja desocupado el sillón “F” de la Real Academia Española así como huérfano al movimiento ciudadano 15M, ya que defendió de una forma crítica que una sociedad más justa es posible, si el poder de las personas vence a la tiranía del poder financiero; eso sí, mediante la rebelión pacífica.

Un mensaje positivo y esperanzador que deberíamos incorporarlo en nuestros departamentos y que, como directivos, deberíamos practicar con el ejemplo para que pudiesen “contagiar” al resto de la organización y no “vivir a medio gas” como afirmaba nuestro ilustre profesor.

Esta semana vamos a hablar de un término poco corriente como es la serendipia para ejercitarnos en ese pensamiento libre y crítico tan falto en nuestras empresas, sacudidas sin piedad por las cruentas turbulencias de la crisis económica en las que nos vemos envueltos.

Nuestra colaboradora, Sonia Rodriguez, afirma en su artículo Descubriendo la serendipia que desde RRHH tenemos que desarrollar una gestión, una cultura y un clima que facilite la serendipia en la organización, pero de nada servirá si no va acompañada de una actitud adecuada para la serendipidad por parte de cada profesional.

Si somos capaces de estimular la creatividad para buscar soluciones nuevas a viejos problemas, incrementar la motivación gracias a una mejor comunicación, formar y desarrollar el talento, tendremos las mejores condiciones para que la serendipia sea uno de los valores fundamentales que conformen la cultura de nuestras compañías y así garantizar el éxito duradero de las mismas.

Que el ejemplo de Sampedro ilustre nuestra fe en el poder extraordinario que tenemos las personas por encima de cualquier otro.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Caminando por la senda de la mejora


Santé financière de l'euroParece ser que los principales medios de comunicación se han puesto de acuerdo en afirmar que existen indicios de que la situación económica española parece ser que mejora. Quizás sea demasiado prematuro realizar este tipo de afirmaciones, más teniendo en cuenta la dramática cifra de paro.

Sin embargo, parece que no estamos haciendo las cosas tan mal como nos creemos o nos han hecho creer porque, como aspectos a tener en cuenta, estamos siendo testigos de la caída de la prima de riesgo pasando en diez meses  de 650 a 330 puntos básicos. Asimismo, tenemos menos déficit fiscal y estructural, estamos volviendo paulatinamente a la filosofía del ahorro en nuestros hogares y se está realizando un saneamiento del sector financiero, entre otros.

Pese a todo, debemos seguir mejorando, sobre todo, en la gestión de la competitividad y productividad de las empresas, más cuando en España es un 10% inferior a la media la Eurozona.

De ahí la necesidad que desde las organizaciones debamos empezar a diseñar  políticas y estrategias que permitan incrementar la productividad y posibiliten que éstas sepan situarse de una forma más competitiva tanto en los mercados nacionales como internacionales.

Las empresas debemos aprovechar, hoy más que nunca, el talento humano que disponemos para trabajar con y desde la excelencia buscando la implicación y el compromiso de las personas.

Está claro que las cosas están cambiando y “brotes verdes” o no, espero y deseo que estos cambios nos conduzcan a una mejor situación para todos. Tenemos todo 2013 para trabajar en ello así que pongámonos en marcha.

Saludos cordiales

Revisando las recomendaciones del último informe bienal de la OCDE sobre España


ocdeA principios de semana publicábamos las previsiones poco halagüeñas de la OCDE sobre España, en las que se afirmaba que 2013 será un año peor  y en el que el PIB caerá un 1,4% y el paro subirá peligrosamente al 27%.

Finalizamos la semana conociendo el contenido del informe bienal de la OCDE en el que se le reclama a España entre otras las siguientes medidas:  un contrato único, subir el IVA, rebajar las cotizaciones sociales y abaratar el despido como medidas que cree necesarias para estimular el empleo y mejorar la competitividad de la economía española. Además recomienda la supresión de la jubilación parcial  y más control sobre el cobro del desempleo.

Parece que la tendencia es a entender que las Reformas deban de contener  el ejercicio contable obligatorio de Rebajar y Reducir Costes, olvidándonos de ver las medidas que deberíamos adoptar en la partida para estimular los Ingresos y así no descuadrar el resultado final. Sin embargo, las empresas no somos cifras en una cuenta de resultados sino que somos personas que garantizamos la prosperidad de un país.

Las medidas o recomendaciones deberían establecer patrones de actuación ética para evitar las actuaciones “delictivas”  conducidas por una codicia inusitada y una soberbia sin parangón, donde la picaresca no entiende de estratos sociales y desde el que cobra indebidamente una prestación al que desvía fondos a sus propios bolsillos y los deposita en paraísos fiscales, nos empobrece a toda la ciudadanía española en su conjunto.

Está claro que, a pesar de las reformas iniciadas en nuestro país, nos queda un largo camino para la recuperación, pero debemos seguir luchando para conseguir sentar unas bases sólidas de un futuro esperanzador para la generación que viene.

Saludos cordiales.

Cuando la codicia pervierte la gestión


En estas últimas semanas han tenido lugar varios sucesos trágicos como son los suicidios de varias personas con nombres y apellidos que iban a ser desahuciadas de sus hogares por no poder hacer frente al pago de las cuotas de su hipoteca por encontrarse en desempleo y sin estar recibiendo ninguna prestación económica.

Es cierto que son situaciones extremas, pero no por ello debemos de prestarles la atención que merecen ya que son fruto de una gestión especulativa y codiciosa de entidades financieras que no tuvieron ningún escrúpulo a la hora de concederles una hipoteca,  que aparentemente era atractiva a simple vista pero, en su interior, estaba totalmente “envenedada “por una serie de obligaciones de difícil cumplimiento si la situación económica de las personas cambiaba, como desgraciadamente ha sido el caso.

Esto ha provocado que el colectivo de Jueces denuncie esta situación y que el Gobierno trate junto con los partidos de la oposición buscar soluciones al terrible drama en el que se encuentran muchos de nuestros conciudadanos.

Por otro lado, seguimos siendo testigos y no actores protagonistas de otra nueva huelga general que acrecienta a pasos agigantados la desconfianza de los ciudadanos a todos los agentes sociales sin distinción  y con ello la desesperanza de creer que  esta situación de tensa incertidumbre persista “sine die”.

Las crisis, sean del tipo que sean, forman parte del pasado, presente y futuro de las personas así como de las instituciones más representativas de las que formamos parte: familia, escuela, empresa y sociedad en su conjunto.

Es importante que sepamos identificar que el momento actual se explica como el resultado de la codicia de unos pocos que ha condenado irremediablemente a muchos por lo que sería bueno cuestionarnos qué valores rigen o mejor dicho deberían regir nuestra forma de ser, hacer y estar para sentar las bases de una sociedad menos ególatra y más “inteligentemente egoísta”.

Es hora de actuar sin un guión preestablecido, pero con una coherencia íntegra porque como decía Stephen Covey “Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo. Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.”

Y tú ¿a qué sigues esperando?

A %d blogueros les gusta esto: