Archivo

Posts Tagged ‘empleo’

Jugar “en” y no “con” las empresas


juguetes-electronicosDesde niño siempre me ha gustado saber de dónde vienen las palabras así que hoy he consultado, como de costumbre, la etimología de la palabra jugar y he leído que proviene del latín y que significa “hacer algo con alegría”.

Resulta curioso ver cuando vamos sumando años a nuestra existencia y dejamos atrás la tierna infancia cómo desaparece la capacidad de sorprendernos, sonreír sin motivo aparente y desaparecen las ganas de experimentar. Sin embargo, pervive un elemento creativo y formativo como es el juego.

Tal vez deberíamos tener más presente en las empresas las posibilidades que nos ofrecen los juegos para aprender y aprehender actitudes, modificar comportamientos, así como modificar habilidades que nos hagan mejores jefes y compañeros.

Cuando somos partícipes de role-playing, asistimos a una actividad de outdoor, entre otros, el aspecto lúdico es sumamente importante ya que éste propicia un ambiente distendido y de camaradería que podemos seguir explotando en el día a día en nuestras empresas para incrementar el nivel de motivación y su rendimiento.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en el artículo Jugar en las organizaciones afirma que algunos Managers utilizan el Juego para aumentar la Unión de las personas y reforzar el Equipo. Jugar genera un compromiso entre los componentes del Grupo para hacer frente al Reto y la Adversidad.

Como expertos en la gestión del talento, hemos de saber identificar y explotar todas las posibilidades que nos ofrece el juego para garantizar un aprendizaje motivador que nos permitirá ganar en profesionalidad y productividad, además de romper con la rutina que, en la mayoría de las veces, se convierte en un lastre que pervierte nuestro estado de ánimo y se transfiere irremediablemente al clima laboral en las empresas.

Llegados a este punto, tal vez sería bueno que intentásemos pensar y diseñar estrategias que posibiliten el trabajo con alegría y tendremos un personal divertidamente comprometido. ¿Juegan?

Leer artículo

Saludos cordiales.

Anuncios

El peligro de tener un jefe tóxico


diario-de-un-jefe-toxico-2Habitualmente estamos acostumbrados mediante una tarjeta profesional o de empresa a identificar y calificar a las personas por su cargo y su posición en el organigrama de la compañía. Sin embargo, todos sabemos que no es lo mismo ser jefe que líder. La eterna discusión entre mando y autoridad que parece que no hemos sabido resolver de forma satisfactoria en los departamentos de personas y que sigue siendo el talón de Aquiles de nuestra función.

El ejercicio de liderazgo exige un examen concienzudo de humildad, voluntad, empatía y reconocimiento, para y con las personas, ejerciendo la autoridad sin ostentarla. ¡Difícil tarea pero retadora, en tiempos tan convulsos como los que estamos viviendo!

En esta línea discursiva esta semana Sonia Muriel en su artículo ¿Qué tipo de jefe tóxico conoces? , además de hacer un recorrido sobre algunas de las tipologías de jefes tóxicos, nos recuerda que el título de líder hay que ganárselo y no precisamente a golpe de organigrama ya que éste dirige gracias a su influencia, guía a su equipo y consigue desarrollar la potencialidad de cada miembro, su talento natural y busca generar preguntas, conversar y valora la policromía profesional.

Un profesional que se dedique a la gestión del talento de las organizaciones debe tener presente que es y debe ser ejemplo de un estilo directivo coherente, conciliador, motivador y creativo en el que se reflejen e inspiren el resto de managers para crear las bases de una mejor productividad, eficacia, eficiencia y competitividad.

Sería bueno que identificar qué grado de “toxicidad” tenemos en los equipos, sean puestos directivos o no, que tenemos en las empresas para poner en marcha soluciones y erradicar esa problemática y trabajar en un ambiente sano ya que de esta manera haremos posible que sea positivo y beneficioso para todos.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Vencer los miedos


Miedo-hablar-publico-en-Multinivel1-300x210Estoy seguro que muchos de nosotros conocemos a personas que han superado una buen cantidad de obstáculos en su vida para conseguir sus objetivos y no solamente me refiero a objetivos profesionales.

Por poner un ejemplo voy a citar a Luis Rojas Marcos que, a pesar de sus problemas de aprendizaje, como niño hiperactivo que fue, supo vencer las dificultades licenciándose en Medicina a los 24 años. Él supo y sigue sabiendo que no podía alimentar una baja autoestima que le hiciera sentir como una víctima ya que hubiera dicho no a las oportunidades que se le hubieran presentado.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo El enemigo interior nos habla de cómo nos decimos las cosas más crueles y podemos imaginar cosas que finalmente no ocurren o no tienen nada que ver con la realidad, y lo que es peor, cómo éstas condicionan nuestras acciones, nuestra forma de pensar y nos genera una serie de pensamientos que pueden llegar a formar parte de nosotros.

Por mi experiencia vital y profesional, creo que se trata de una cuestión básicamente de tres ingredientes: actitud, por supuesto, positiva, perseverancia optimista y confianza realista en uno mismo.

Como profesionales dedicados a la gestión de Personas tenemos que tener muy presente y, en todo momento, que a nosotros nos toca lidiar con los miedos, preocupaciones e ilusiones de un grupo de profesionales que dedican como poco un tercio de su existencia a la empresa.

Esto significa que tenemos la gran oportunidad de “polarizar” nuevas actitudes en la organización que permitan un mejor saber y entender, que se traduzcan en un incremento de la productividad, la competitividad y la excelencia de los servicios y/o productos que dispone la compañía. Si realmente las personas son la Empresa, intentemos de erradicar el miedo que la conduce desde que empezase la crisis para hacer crecer las semillas de la creatividad, la ilusión y el compromiso.

Un excelente reto y desafío para 2013, ¿NO?

Leer artículo

Saludos cordiales.

Revisando las recomendaciones del último informe bienal de la OCDE sobre España


ocdeA principios de semana publicábamos las previsiones poco halagüeñas de la OCDE sobre España, en las que se afirmaba que 2013 será un año peor  y en el que el PIB caerá un 1,4% y el paro subirá peligrosamente al 27%.

Finalizamos la semana conociendo el contenido del informe bienal de la OCDE en el que se le reclama a España entre otras las siguientes medidas:  un contrato único, subir el IVA, rebajar las cotizaciones sociales y abaratar el despido como medidas que cree necesarias para estimular el empleo y mejorar la competitividad de la economía española. Además recomienda la supresión de la jubilación parcial  y más control sobre el cobro del desempleo.

Parece que la tendencia es a entender que las Reformas deban de contener  el ejercicio contable obligatorio de Rebajar y Reducir Costes, olvidándonos de ver las medidas que deberíamos adoptar en la partida para estimular los Ingresos y así no descuadrar el resultado final. Sin embargo, las empresas no somos cifras en una cuenta de resultados sino que somos personas que garantizamos la prosperidad de un país.

Las medidas o recomendaciones deberían establecer patrones de actuación ética para evitar las actuaciones “delictivas”  conducidas por una codicia inusitada y una soberbia sin parangón, donde la picaresca no entiende de estratos sociales y desde el que cobra indebidamente una prestación al que desvía fondos a sus propios bolsillos y los deposita en paraísos fiscales, nos empobrece a toda la ciudadanía española en su conjunto.

Está claro que, a pesar de las reformas iniciadas en nuestro país, nos queda un largo camino para la recuperación, pero debemos seguir luchando para conseguir sentar unas bases sólidas de un futuro esperanzador para la generación que viene.

Saludos cordiales.

Hablemos de competitividad


Teniendo en cuenta en el contexto empresarial en el que estamos situados nadie pone en duda que será la competitividad de nuestras empresas la que logre cambiar el signo negativo de los acontecimientos e iniciar paulatinamente una mejora, esperamos que continuada, en el tiempo.

En esta línea discursiva se manifestaba ayer el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, al afirmar que la investigación, el desarrollo y la innovación son fundamentales para superar la crisis.

Precisamente hoy la Asociación Española de Directivos organiza la II Jornada de Empresa y Conocimiento en el que  la competitividad y liderazgo son dos de las principales temáticas que aborda.

Esta semana nuestro colaborador Joan Miro, en su artículo “La devaluación interna” se cuestiona si para recuperar la tan ansiada competitividad es necesario poner en marcha lo que ha dado en llamarse “devaluación interna” que, según los expertos,  consiste en una bajada de salarios del 20-30%. Sin embargo, él aporta otras vías de solución como son: la mejora organizativa continua, la eliminación de diferencias estructurales entre los diferentes colectivos y lucha contra el fraude.

Para los que nos dedicamos desde hace más de dos décadas a la gestión de Recursos Humanos sabemos que los salarios son algo más que las retribuciones dinerarias que recibe una persona reflejadas con mayor o menor veracidad en un documento llamado nómina. La política de retribuciones es un tema delicado que  según se desprenden de los últimos estudios realizados depende en gran medida de tres elementos clave: formación, experiencia y especialización.

Quizás sea más sencillo que todo eso y que desde nuestra función sea hora de actuar como verdaderos catalizadores del cambio promoviendo la innovación como base de una mayor competitividad  que sepa fomentar la creatividad y el compromiso del capital humano de nuestras organizaciones, previamente estimulado, a su vez, por las instituciones educativas.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Encuesta – ¿Está de acuerdo que el Gobierno incentive que los jubilados mayores de 65 años puedan compatibilizar el cobro de parte de su pensión con el trabajo en activo?


Parece ser que la inminente nueva reforma de las pensiones contiene un claro objetivo, que viene precedido por una recomendación de la UE, que no es otro que el de elevar la edad «efectiva» de jubilación y acercarla a la legal de 65 años.

En este sentido, la semana pasada la ministra Fátima Bañez presentaba un primer informe  en el que se afirmaba que una de cada dos jubilaciones en el Régimen General de la Seguridad Social es anticipada,  y que es una modalidad cuyas altas se han incrementado en un 31% desde el inicio de la crisis en 2007, lo que implica un elevado coste para la Seguridad Social.

Es evidente que este informe sienta las bases de un debate en varios frentes tan importantes y sensiblemente delicados como son: la edad de acceso a la jubilación anticipada o el establecimiento de coeficientes de reducción de la pensión en el caso de la parcial, así como sobre los periodos de cotización previos requeridos para acogerse a estas modalidades.

Nos gustaría conocer su opinión sobre este tema para ello le invitamos a contestar la siguiente pregunta:

¿Está de acuerdo que  el Gobierno incentive que los jubilados mayores de 65 años puedan compatibilizar el cobro de parte de su pensión con el trabajo en activo?

Cuotas para una igualdad (¿de obligado cumplimiento?) en las cúpulas directivas


Hace una semana Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea y titular de justicia,

explicó  las líneas generales de su propuesta para  establecer cuotas femeninas en los consejos de administración de las empresas , tratando en todo momento de suavizar las que había señalado inicialmente el pasado mes de marzo y expresando su deseo de presentarlas definitivamente  antes de que finalice el año.

Dada nuestra responsabilidad está claro que la función de RRHH juega un papel decisivo en plantear y poner en marcha políticas que fomenten una verdadera igualdad y equidad, así como una  gestión de la diversidad  que se apoye en sólidos valores que creen una cultura de empresa y no sea una moda pasajera.

 

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez en su artículo  “ El puente de cristal ”, se cuestiona si la obligación de las cuotas es una iniciativa que no será perfecta, pero que resulta necesaria para luchar contra el desequilibrio entre hombres y mujeres en las cúpulas directivas.

Los profesionales que creemos en la función de RRHH como agentes de cambio  sabemos que el talento no es cuestión de género sino de valía.  Para ello debemos  diseñar planes de carrera que mejoren la empleabilidad de nuestro personal y llevar a cabo medidas que garanticen la conciliación de la vida familiar y laboral para garantizar la existencia de la igualdad y equidad como valores culturales y no como fruto de una imposición legal discriminatoria, aunque sea positiva, pero discriminatoria a fin de cuentas.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: