Archive

Posts Tagged ‘desarrollo’

Creyendo en la fuerza interior de las personas


IMG_0820Hace una semana tuve la oportunidad de mediar en una complicada dinámica familiar en la que los roles han estado desdibujados durante mucho tiempo, las personas implicadas no saben cómo comunicarse sin que existan reproches y rencores del pasado, donde las obligaciones han sido impuestos y en el que una circunstancia dolorosa ha hecho que todo el mundo admita que ese no era el camino y gracias al proceso de mediación, se han establecido las bases de un diálogo sano y constructivo.

Esa misma situación la vivimos a diario en nuestras organizaciones y es el área de RRHH el que debe estar pendiente de facilitar las herramientas necesarias para que el talento humano fluya, tenga un buen clima laboral donde la comunicación sea ágil y transparente, las políticas para conciliar vida laboral y familiar no sean un papel escrito sino una realidad que puedan disfrutar como beneficio social, tengan un plan de desarrollo profesionales que garanticen su empleabilidad y puedan sacar lo mejor de sí mismos en el que ganen ellos y la compañía. Eso significa hacer más fuerte nuestra función a pesar de las dificultades que encontremos en el camino de la gestión de las personas.

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez en su artículo Cuando la vulnerabilidad te hace más fuertenos recuerda que “la verdadera talla de una persona se demuestra en los momentos más difíciles”.” Cuando la vida nos plantea un desafío sale lo mejor o lo peor de un ser humano. Sacar lo mejor de nosotros es difícil pero es la única manera de influir en aquello que nos sucede y convertirnos en dueños de nuestro futuro”.

Hemos de recordar que los momentos difíciles forman parte de la vida, tanto personal como profesional de una persona, hemos de saberlos enfrentar para poderlos solucionar si están en nuestras manos y pedir ayuda si no podemos hacerlo por nosotros mismos. Un problema no es algo negativo sino una solución a resolver, por tanto, es una prueba que nos hace mejores si sabemos aprender de ellos, a pesar que en una primera instancia nos hacen vulnerables. Cuando somos capaces de darles solución nos hacen más fuertes y más comprometidos con nosotros mismos.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuando el Síndrome de Cronos irrumpe en algunos mal llamados líderes


Cronos1La semana pasada tuvo lugar un encuentro de profesionales y directivos de la función de RRHH en la ciudad de las Artes, Valencia. Una de las principales ideas en las que se insistió fue que las nuevas tendencias han de apostar de forma clara por una potenciación de la comunicación, tanto vertical como horizontal, la transparencia, las garantías de progreso profesional, de la participación o del fomento de la creatividad que garantice un mejor y mayor compromiso de los empleados, entre otros. De ahí la urgente necesidad de contar con líderes en las organizaciones que sean capaces de identificar y conquistar talento.

Pero, a veces no resulta fácil ya que el supuesto líder, como afirma esta semana nuestro colaborador, Dionisio Contreras, en su artículo Síndrome de Cronos, “trata de marcar su territorio, e intenta impedir que cualquier subordinado pretenda atentar contra su estabilidad en su puesto.”

De esta forma este supuesto líder está coartando el talento de su equipo menoscabando de esa forma su creatividad, su motivación y su productividad porque debido a la falta de confianza en sí mismo busca desesperadamente salvaguardar su puesto.

Las personas que tienen la fortuna de liderar equipos han de preocuparse por ver cómo sacar el mejor y mayor partido de cada uno de sus miembros para que el resultado del trabajo conjunto no sea el esperado sino que sea extraordinario.

La búsqueda de la excelencia ha de estar presente en un liderazgo inspirador y ésta empieza con el ejemplo de la persona que se responsabiliza de un equipo y que cree en las posibilidades y lucha contra las adversidades y, por encima de todo, confía en que su valer se hará más grande gracias al esfuerzo y la aportación de todos en el resultado final. De esta forma, no solamente ganará el reconocimiento de los demás sino la seguridad en que, gracias a no caer en la trampa del “síndrome de cronos”, ha sido capaz de visibilizar el valor añadido del trabajo de todos para que brille con luz propia.
Y ¿acaso eso no es la esencia de un auténtico líder?
Aprendamos a liderar personas que permitan que nuestras empresas ganen en competitividad, productividad y, porque no, en ética.

Leer artículo

Saludos cordiales.

La necesidad urgente de un ejercicio de liderazgo real en las empresas


Imagen 1La crisis ha sido, es y seguirá siendo la excusa para que muchas organizaciones adelgacen el número de empleados. Amparados en las cifras de los balances económicos y financieros parece ser que los expedientes de regulación de empleo y los despidos se siguen sucediendo, además de la fuga de talento de nuestros jóvenes sobradamente preparados a países vecinos en los que esperan tener la oportunidad de trabajar.

Las empresas son guiadas por gestores con políticas conservadoras que prefieren no invertir en capital humano y se resisten a variar su tradicional hoja de ruta y que orientados por el miedo a perder la posición que ocupan son incapaces de dar respuesta a las necesidades reales de las organizaciones que demandan.

Sin embargo, existe una minoría de empresas, sobre todo pymes, a lo largo y ancho de nuestra geografía , que están guiados por profesionales de la gestión del talento que ejercen un liderazgo real que se basa en saber diseñar y poner en marcha formas creativas para motivar a su personal y no necesariamente pasan por incrementar su nómina sino en hechos tan necesarios y altamente motivadores como mejorar la comunicación, tener un plan de desarrollo profesional, fórmulas para conciliar la vida familiar con la laboral, que hacen que los empleados sientan que son cuidados y valorados en su justa medida, lo que hace que éstos se comprometan con y para la empresa.

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez en su artículo El liderazgo actual afirma que el liderazgo actual debería apoyarse en la inteligencia emocional y en muchas de las competencias de un coach. Si el fin del coaching es ayudar a las personas a conseguir resultados extraordinarios en sus vidas, carreras profesionales y cualquier otro ámbito, tiene mucho sentido que sea el líder la figura que ayude a los miembros de su equipo a mejorar su desempeño.

Para los líderes de personas, la crisis es una oportunidad para mostrar y demostrar que el éxito de las empresas solo es posible con el valor añadido único e irrepetible del talento humano, pieza única, irrepetible e insustituible en el complicado engranaje de una nueva forma de entender el progreso de una nueva sociedad basada en la igualdad, la equidad, la solidaridad y la tolerancia de todos los agentes sociales implicados.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Desafiar lo establecido


6333700379_c0f031e541_o-1024x566La historia está llena de hitos protagonizados por hombres y mujeres que desafiaron lo establecido para ir más allá en distintas áreas del conocimiento. Si algo nos caracteriza como humanos es nuestro afán de no conformarnos con lo que sabemos pues existe un infinito de posibilidades por descubrir, si tenemos la paciencia y la capacidad de trabajo suficientes para conseguirlas.

Es curioso cómo nos maravillamos cuando ciertos deportistas baten récords que en un tiempo eran impensables, nos asombra cómo ciertos científicos dedican su vida a la investigación luchando para buscar soluciones a problemas que a simple vista pueden resultar irresolubles; en definitiva, nos llama la atención cómo una persona ordinaria puede llegar a realizar cosas extraordinarias creyendo en su potencial y trabajando duro para darle la vuelta a la adversidad hasta convertirla en una oportunidad excelente de aprendizaje.

Precisamente, hoy en día y, a la vista de las trágicas consecuencias que ha traído consigo la crisis económica, deberíamos pensar en cómo vamos a insuflar ese afán de superación en el capital humano que tienen a bien disponer y, no manipular a su antojo, las empresas.

Esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega, en su artículo: La desobediencia inteligente como motor de la innovación, nos habla de cómo “Nuestras empresas necesitan profesionales que pongan en práctica comportamientos que desafíen ese orden establecido. Nuestras organizaciones necesitan profesionales que practiquen una desobediencia inteligente. que cuestionen lo que se da por sentado y que pongan al servicio del negocio su capacidad para desafiar las rutinas y lo políticamente adecuado y que construyan de forma disruptiva. pero inteligentemente. una nueva realidad.”

La gestión del capital humano pasa necesariamente por saber liderar equipos de personas en los que la iniciativa, la creatividad y la proactividad sean valoradas y reconocidas, así como estimuladas por la propia empresa. De esta forma, sentaremos las bases del progreso en las organizaciones que lleva aparejado el valor inherente de la innovación.

Acabo con unas palabras de Eduardo Punset: “Para innovar hay que estar dispuesto a cambiar de opinión como lo hacen los simios y no emular a los homínidos que no lo hacen ni muertos. Este consejo, se hace más necesario precisamente en tiempos de crisis que es cuando se debe aprovechar el cerebro”.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuestión de Educación: formar buenas personas y excelentes profesionales


imagesHace unos catorce años, desde una entidad social me invitaban, como experto en RRHH, a formar parte de un coloquio en el que se debatía cómo se podía fomentar la inserción socio-laboral de los jóvenes habida cuenta la realidad del mercado laboral.

Recuerdo que el auditorio estaba lleno de estudiantes ávidos de recetas mágicas que pudieran permitirles soñar con un puesto de trabajo en un cada vez más exigente mercado laboral que les permitieran tener una cierta independencia económica. Sin embargo, los datos no eran ni siguen siendo esperanzadores en ese sentido pese haber transcurrido todo este tiempo.

Pero recuerdo que una de las reflexiones que hice y que sigo haciendo cada vez que visito un aula es recordarle a nuestros jóvenes que además de los idiomas y sus estudios superiores les digo que, para situarse en el mercado de trabajo ya no basta con tener competencias técnicas en el sentido estricto de la palabra, sino competencias relacionadas con la “gestión” y la “comunicación”; pero sobretodo capacidad de saber “ESTAR” y “SER” PERSONA. De ahí la importancia del verdadero valor de la Educación.

En esta línea discursiva compartida con nuestro colaborador Roberto Luna, en su artículo Reflexiones sobre la educación que viene o debería venir, afirma que “la educación es la base del ser humano, de la humanidad, y es lo que nos convierte en seres no sólo pensantes sino vivientes. Y es que la educación nos tiene que ayudar a vivir como personas felices donde el crecimiento y la mejora fundamente nuestro sentido y con ello construyamos todos una sociedad que avance no solo en la materialidad sino en la emotividad y la espiritualidad.”

La Educación entendida como aprendizaje es un viaje que dura toda la vida y que los profesionales que se dedican a la gestión del talento deben tener en cuenta no solamente en los procesos de selección sino en el diseño estratégico de políticas y estrategias de RRHH que garanticen la motivación y el compromiso de, con y desde las personas, el activo más importante en las empresas.

Leer artículo

Saludos cordiales.

(in)Fluir en las organizaciones


CHANGEContinua el adelgazamiento “sine die de personal “en las empresas buscando ahorrar costes sin realizar un análisis ni tomar otras medidas que permitan otro tipo de acciones y estrategias. Para aquellas personas que tienen la fortuna de no entrar en las listas de desempleo viven todo el tiempo angustiadas por un futuro incierto ya que la mayoría de organizaciones no son capaces de ver nuevas posibilidades y continúan haciendo lo mismo, sin considerar que el mercado y sus exigencias han cambiado y deberían anticiparse a las mismas.

Parece ser que la función de Recursos Humanos ha desaparecido para dar paso a un ejecutor de relaciones laborales que trate de minimizar costes de personal tanto en número como en retribución. El talento se descuida impunemente achacando esta situación, como no, a la crisis económica y a lo menos real falta de demanda interna.

Sin embargo, hemos de saber conducir los nuevos escenarios que se nos presentan de una forma en que el cambio sea identificado como una oportunidad y no como una amenaza.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna en su artículo Hablar de cambio es seguir anclado en el pasado. Flow, nos sugiere tanto a nosotros mismos como a nuestros equipos de trabajo que resituemos el tema del cambio para hablar diariamente de él, hasta que ya no entendamos que es un cambio en sí, sino una situación estable de cambio. Y así nos vayamos dando cuenta que esto es un fluir, como el fluir del río, donde todo está en movimiento, y nosotros también. Y en ese movimiento nos podemos recrear y podemos disfrutar, pues el movimiento es vida.

Tal vez si los profesionales que se dedican al capital humano supieran vender y demostrar que el talento de las personas es el responsable de los beneficios, pusieran en marcha una gestión excelente la comunicación en nuestras empresas y fuesen catalizadores de políticas que se dirigieran a creer y motivar al personal, solo entonces, sería posible (in)fluir en las organizaciones y hacerlas más competitivas para el inhóspito mercado y más solidarias y humanas para la sociedad.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Imaginando nuevas oportunidades


357387317_b0af335183Esta semana tengo la gran responsabilidad y oportunidad de explicar a un foro un tanto peculiar formado por veinticinco niños y niñas de seis años cuál ha sido y es mi trayectoria profesional, o lo que es lo mismo, qué he hecho y hago para ganarme la vida. Este gran reto ha supuesto para mi ser consciente de cómo la función de RRHH ha evolucionado al igual que yo mismo desde que decidiese iniciarme hace 30 años contando para ello con una licenciatura en mi caso de derecho y con una gran motivación por saber los entresijos de una desconocida función como era la dedicada a los Recursos Humanos en ese tiempo.

Siguiendo el testigo de la originalidad del más famoso cuarteto musical que ha tenido la historia, The Beatles, al ofrecer su último concierto juntos desde la azotea del edificio donde se encontraba el estudio de grabación y ensayo hace ya cuarenta y cinco años, he preparado un speech lleno de magia que me ha servido para renovar mi confianza en la importancia del factor humano como único motor que puede y debe cambiar el rumbo de la historia en las organizaciones que es capaz de derrotar al temido enemigo al que nos enfrentamos: la crisis.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega en su artículo 10 comportamientos que crean culturas innovadoras afirma que para innovar fundamentalmente hay que tener comportamientos diferentes y, cambiar comportamientos implica cambiar hábitos.y, cambiar hábitos implica esfuerzo y determinación de una manera sostenida en el tiempo. Un precio que muchas organizaciones y muchos profesionales no están dispuestos a pagar, aunque sean plenamente conscientes de las consecuencias asociadas a mantener inamovibles sus estrategias, procesos y.claro está, sus comportamientos.

Eso sí, sin que estos cambios supongan un recorte irracional de derechos y salarios que hagan inviable la apuesta por el talento y su desarrollo en las organizaciones.

Es hora de empezar a imaginar nuevas oportunidades económicas y sociales porque éstas son, de forma indubitada, el germen necesario para un futuro esperanzador para todos. Y parece ser que la ciudadanía ya da muestras de ello como hemos visto recientemente con el tema de la obra del bulevar de Gamonal, la paralización de la privatización sanitaria de Madrid, entre otros.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: