Archivo

Archive for the ‘Formación’ Category

Educar el talento


Si nos fijamos en la programación televisiva vemos que hay una serie de concursos en distintos canales que tratan de visibilizar el talento de personas que se dedican a diferentes actividades artísticas de forma amateur, pero que con una debida formación pueden llegar a dedicarse profesionalmente a estas artes, si la fortuna les procura esa suerte.

Es evidente también que el talento lo vemos igualmente en cada uno de los deportistas o equipos que supera a sus rivales o cuando un atleta es capaz de superar su marca personal.

En la empresa debería ser igual pues el talento humano es el mejor activo que disponemos para garantizar su viabilidad en el tiempo.

Sin embargo, sabemos mucho de talento pero no somos capaces de dirigirlo y mucho menos de liderarlo.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna, en su artículo: La educación del Talento del futuro. Aprendiendo del pasado construyendo el futuro, afirma que “la educación del talento, y con ello el desarrollar y formar personas, es una de las labores más delicadas y comprometidas de una sociedad, y hoy en día la hemos banalizado. Necesitamos generar pensadores en las aulas, capaces de tener opinión e ideas, y no acostumbrarlos a pensar que las ideas las tuvieron otros.

Desde el área de RRHH hemos de procurar abonar un terreno en el que la semilla del talento germine en libertad, pueda fructificar con la ayuda de políticas y estrategias de RRHH que hagan crecer y desarrollarse y evitar caer en ideas estériles de un pasado que es imposible rescatar porque el escenario en el que movemos es muy diferente al que conocíamos.

El capital humano de las organizaciones necesita líderes VALIENTES: Valiosos, Auténticos, Luchadores, Inteligentes, Entusiastas, Nobles, Tranquilos, Encomiables y Solidarios. Solo así podremos desarrollar el talento para que se convierta en extraordinario y garantice, así, una larga y próspera vida a la organización. Vale la pena intentarlo ¿no les parece?

Nuevas herramientas para la gestión del talento


Durante esta primavera distintos foros han dado a conocer diferentes estudios que tienen en común resaltar la importancia de fomentar el sentimiento de felicidad en los empleados que pasar, como no puede ser de otra manera, porque la empresa y, sobre todo, el área de RRHH sepa encontrar fórmulas y herramientas para alinear el compromiso del equipo con la misión de la organización.curso-de-autocontrol-mental-inteligencia-emocional-y-autoestima-88852368_3

Quizás por la miopía que padecen hoy en día las organizaciones esta tarea resulte difícil de acometer, sin embargo, eso no sería problema si las compañías estuviesen dispuestas más a escuchar y a fomentar la participación así como el orgullo de pertenencia y no a tratar de fiscalizar el trabajo de su equipo.

El talento humano es el activo más valioso de una organización por lo que no puede dejarlo escapar ni tan siquiera permitirse el lujo de desaprovechar todo su potencial de ahí la importancia de disponer de líderes que , tal como nos recuerda nuestro colaborador Alberto Asiain en su artículo El ADN del liderazgo o el horsepower, han de ser personas que combinan con inteligencia, diversas habilidades personales y profesionales para “hacer que las cosas ocurran”, no importa bajo qué circunstancias. Se los llama horsepower o caballos de fuerza como metáfora de los caballos de fuerza de un motor.”

Para ello los departamentos de RRHH han de contar con herramientas como grafología empresarial que en tan sólo 25 minutos pueden tener un informe que sirva para conocer las diferentes habilidades que tiene su personal en aras a formular las políticas y estrategias más adecuadas y coherentes para su desarrollo y promoción dentro de la organización.

Leer artículo

Saludos cordiales.

El Software de Grafología Empresarial, una herramienta clave para gestionar el talento en las compañías


Los próximos días: 8 de junio (Zaragoza), 15 de junio (Madrid) y 22 de Junio (Barcelona) tendrá lugar la Jornada formativa en Grafología Empresarial, la herramienta online que permite a los profesionales de Recursos Humanos y Gestión del Talento obtener una valoración objetiva, rápida, completa y real de los profesionales en tan solo 25 minutos.

Según apunta Alberto Asiain, responsable y formador en la herramienta  “el informe que se genera es muy completo ya que evalúa con detalle habilidades como inteligencia, observación, atención, creatividad, estilos de aprendizaje, inteligencia emocional, trabajo en equipo, empatía, rendimiento, nivel de actividad, capacidad de decisión, bloqueos, aptitudes, estilo de liderazgo, capacidad de comunicación, sinceridad, conflictividad, estilos de resolución de conflictos, motivación, autoestima, tendencia al absentismo, accidentabilidad y análisis de personalidades difíciles”.

actividad_311

Además, añade, la herramienta genera un plan de mejora que permite gestionar a la persona desde el primer día con acciones concretas y eficaces para aumentar la productividad y el desarrollo profesional de cada evaluado.

Grafología Empresarial ha sido validada por un grupo de profesionales expertos reconocidos en el campo de la grafología empresarial y la consultoría en selección, formación y desarrollo del talento.

“Todos los usuarios que la utilizan han coincidido en que se trata de una herramienta muy eficaz para detectar, desde un primer momento, personalidades difíciles y así evitar sorpresas desagradables en los procesos de selección”.

Sin duda, concluye Alberto Asiain, estamos ante una herramienta muy poderosa, completa, ágil e imprescindible para los profesionales de RRHH que tienen que evaluar el talento humano y garantizar lo máximo posible los procesos de selección y promoción del personal.

Información sobre la Jornada

Esta jornada incluye la formación para el acceso permanente y utilización de la herramienta, un bono de los seis primeros informes supervisados por los expertos en la herramienta Grafología Empresarial y además un bono adicional gratuito de diez informes.

Cuando las palabras inspiran, las organizaciones crecen


La semana pasada acudía nuevamente a las aulas universitarias para asistir a la presentación de un libro en el que se recogían quince artículos elaborados por el alumnado de la primera promoción del Máster en Comunicación estratégica e Innovación de la UCA y descubrí gracias a las sabias palabras del Dr. Antonio Leal cuán importantes son las palabras para las personas y, por ende, para las organizaciones.palabras-poderosas

Es evidente que hoy en día, a pesar de que existen nuevos canales como son las redes sociales, blogs, intranets, etc., las organizaciones siguen adoleciendo de una comunicación eficiente que repercute en el clima laboral, con el daño que eso representa en momentos de incertidumbre. Es necesario cambiar ese paradigma y hacer que las empresas sean abiertas y dinámicas, así como democráticas y participativas. Eso lo podríamos conseguir con una cultura que apueste decididamente por una comunicación clara y motivadora abanderada por el departamento de RRHH.

Nuestro colaborador Ángel Largo, en su artículo: El poder de las palabras nos dice cómo podemos mejorar la gestión de la comunicación estableciendo un símil con la figura de un conocido entrenador afirmando que ” partido a partido, en las organizaciones se ha traducido por ir paso a paso. Así, para alcanzar unos hitos, unos objetivos, unos resultados, primero debemos dar un paso y luego otro. Desarrollar una meta significa realizar pequeñas acciones que todas juntas forman un resultado. La persona debe estar motivada para tener pequeños logros en su día a día, y afrontar un revés como parte del proceso y de un camino que conduce a un resultado.”

Las palabras animan, contagian y emocionan, así que ya va siendo hora que tengan cabida en el difícil ejercicio del liderazgo de personas. Sin embargo, las palabras, para que lleguen, han de materializarse en hechos concretos y visibles; así que huyamos de discursos estériles y pueriles que no conducen a ninguna parte o, en el mejor de los casos, a un documento o archivo que queda relegado en algún despacho.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuestión de educación y respeto


maleducadoParece que en los tiempos que corren vale todo y el respeto entre las personas brilla por su ausencia;  en las empresas parece que se propaga como un cáncer de difícil tratamiento.

El área de RRHH ha de saber velar por la existencia de un clima laboral donde reine la armonía, el respeto y la buena sintonía entre sus miembros. Se trata de ser un equipo de alto rendimiento en el que la motivación para ser mejores sea un valor interiorizado.

Cuando se trata de liderar personas estamos ante el gran reto de hacer brillar con luz propia a la plantilla de forma individual para que aporte lo mejor a la consecución de los objetivos finales de la organización.

Esta semana, nuestro colaborador Ángel Largo, en su artículo “¿El triunfo de los maleducados?” afirma que “la mayor lección que debe tener aprendida y sabida un manager es no caer en las faltas de respeto. Es inaceptable. Todos podemos tener un mal día, estar nerviosos y decir cosas que luego nos arrepentimos, siempre y cuando nuestra reacción posterior sirva para subsanar el mal causado o la herida abierta. Lo que no se puede consentir es la falta de respeto continua a nivel profesional y/o personal.”

El área de RRHH ha de ser el mejor espejo en el que se refleje respeto, admiración y valoración por las personas que trabajan codo con codo para que la empresa sea más eficaz, eficiente, productiva y rentable y, por encima de todo, humana.

Sólo cuando tratamos a las personas con dignidad y respeto conseguimos empleados comprometidos y no sometidos. Así que va siendo hora de dejar de maltratar al capital humano con la excusa de la crisis y empezar a pensar y actuar con valores sólidos como la solidaridad, autenticidad y la ética que no solamente han de estar presentes en una memoria de RSC sino en la cultura de la organización.

Leer artículo.

Saludos cordiales.

Cuando prima más la necesidad que no la vocación profesional


VOCACIONEsta semana leía horrorizado como en un país, que no deseo nombrar sino me vería obligado a calificar, publicaba en el portal de empleo de la administración pública una oferta de trabajo para cubrir distintos puestos como verdugo, llamados “funcionarios religiosos” por las autoridades de ese lugar, cuya función era decapitar a personas condenadas a muerte, amputar y torturar, y en el que se dice que no se necesita ningún requisito especial. Una realidad que es difícil de calificar, justificar y ni tan siquiera explicar.

Hace un par de años una fundación que se dedica al estudio de la contribución de las universidades españolas al desarrollo económico y social presentó un informe en el que se afirmaba que los graduados universitarios respecto de las personas que tienen un nivel educativo inferior, gozan de una mayor tasa de actividad, mayor tasa de ocupación, mayores ingresos salariales y menor tasa de paro. También se decía que estas personas están sobre-educadas en relación con su puesto de trabajo.

La crisis ha dibujado un escenario donde la necesidad prima más sobre la vocación profesional, así los empleados puede que no estén lo suficientemente motivados ya que aspiran a cubrir sus necesidades básicas en una primera instancia. De ahí la importancia del área de RRHH para conocer y después liderar el talento humano de una organización si ésta quiere seguir adelante.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna en su artículo ¿Vocación profesional o buscar trabajo? afirma que el utilitarismo para “trabajar en algo” es una necesidad hoy en día, siempre y cuando no se pierda perspectiva de lo que uno pretende en realidad llegar a ser. Esta pérdida de perspectiva es muy fácil que se dé en la medida que no se encuentren más opciones laborales o la viabilidad personal y económica para emprender algún proyecto.

Las organizaciones son fruto del esfuerzo, ingenio, carisma, conocimientos, actitudes y valores de las personas que la integran y como tal desde el área de RRHH no podemos tratarlas como mera mercancía sino como activos que hemos de cuidar, valorar y hacer crecer para que se sientan comprometidos y felices. Un empleado feliz es el mejor embajador que puede tener una empresa para que ésta sea cada vez más competitiva, rentable, productiva y sobretodo, humana.

Recuerden las sabias palabras de John Lennon: “Cuando fui a la escuela, me preguntaron que quería ser de mayor. Yo respondí: “feliz”. Me dijeron que yo no entendía la pregunta, y yo les respondí que ellos no entendían la vida.”

Así que ya va siendo hora de que el área de RRHH lidere personas y no gestione recursos. Un gran reto a asumir con profesionales vocacionales y no “mercenarios” a sueldo.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Tecnología y cultura, una necesaria relación positiva para gestionar los retos de la gestión del talento humano


matrixHace pocos días nos dejaba BB King, el “rey del blues”, quien a sus 89 años de vida pasó de la pobreza extrema de una familia de jornaleros en Mississippi a compartir escenarios de todo el mundo con las mayores estrellas del rock, ganando la no desdeñable cifra de 15 Grammys.

Un ejemplo de superación social además de musical que supo revolucionar el blues, con su forma personal de interpretar este género musical, tal como se conocía hasta entonces; marcando el camino para generaciones venideras. Podríamos establecer un símil con lo acontecido hace unos 30 años en la función de RRHH donde los profesionales de Relaciones Laborales eran administrativos de primera han pasado a ser líderes del activo más valioso de las organizaciones: el talento.

Para ello ha habido una ayuda indispensable por parte de la tecnología que ha optimizado procesos tediosos y burocráticos para disponer del tiempo suficiente para el diseño y puesta en marcha de políticas y estrategias que atiendan las necesidades de los empleados para que éstos se comprometan con la organización; pero no sin antes cambiar la cultura de la empresa previamente.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega en su artículo:Revolución digital & Revolución cultural: el desafío de la gestión de personas del S.XXI afirmando con acierto que en la medida en que una organización y sus profesionales incorporan comportamientos como la apertura, la participación y la capacidad conversadora, la transformación digital adquiere sentido y la tecnología se convierte en un vehículo esencial para el cambio… De la misma manera, a medida que la tecnología se afianza y se incorpora en los procesos, los comportamientos se resquebrajan y la cultura comienza a presentar las fisuras de la transformación.

A pesar de las ventajas que aporta la tecnología y los cambios lentos que se suceden en la cultura de las organizaciones la gestión de las personas sigue adoleciendo de profesionales que actúen de forma proactiva en la utilización de herramientas info-tecnológicas que puedan optimizar sus funciones, tareas y responsabilidades, pues la tecnología viene para quedarse así que el área de RRHH ha de saber reinventarse y evolucionar con los tiempos.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: