Archive

Posts Tagged ‘productividad’

Creyendo en la fuerza interior de las personas


IMG_0820Hace una semana tuve la oportunidad de mediar en una complicada dinámica familiar en la que los roles han estado desdibujados durante mucho tiempo, las personas implicadas no saben cómo comunicarse sin que existan reproches y rencores del pasado, donde las obligaciones han sido impuestos y en el que una circunstancia dolorosa ha hecho que todo el mundo admita que ese no era el camino y gracias al proceso de mediación, se han establecido las bases de un diálogo sano y constructivo.

Esa misma situación la vivimos a diario en nuestras organizaciones y es el área de RRHH el que debe estar pendiente de facilitar las herramientas necesarias para que el talento humano fluya, tenga un buen clima laboral donde la comunicación sea ágil y transparente, las políticas para conciliar vida laboral y familiar no sean un papel escrito sino una realidad que puedan disfrutar como beneficio social, tengan un plan de desarrollo profesionales que garanticen su empleabilidad y puedan sacar lo mejor de sí mismos en el que ganen ellos y la compañía. Eso significa hacer más fuerte nuestra función a pesar de las dificultades que encontremos en el camino de la gestión de las personas.

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez en su artículo Cuando la vulnerabilidad te hace más fuertenos recuerda que “la verdadera talla de una persona se demuestra en los momentos más difíciles”.” Cuando la vida nos plantea un desafío sale lo mejor o lo peor de un ser humano. Sacar lo mejor de nosotros es difícil pero es la única manera de influir en aquello que nos sucede y convertirnos en dueños de nuestro futuro”.

Hemos de recordar que los momentos difíciles forman parte de la vida, tanto personal como profesional de una persona, hemos de saberlos enfrentar para poderlos solucionar si están en nuestras manos y pedir ayuda si no podemos hacerlo por nosotros mismos. Un problema no es algo negativo sino una solución a resolver, por tanto, es una prueba que nos hace mejores si sabemos aprender de ellos, a pesar que en una primera instancia nos hacen vulnerables. Cuando somos capaces de darles solución nos hacen más fuertes y más comprometidos con nosotros mismos.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuando el Síndrome de Cronos irrumpe en algunos mal llamados líderes


Cronos1La semana pasada tuvo lugar un encuentro de profesionales y directivos de la función de RRHH en la ciudad de las Artes, Valencia. Una de las principales ideas en las que se insistió fue que las nuevas tendencias han de apostar de forma clara por una potenciación de la comunicación, tanto vertical como horizontal, la transparencia, las garantías de progreso profesional, de la participación o del fomento de la creatividad que garantice un mejor y mayor compromiso de los empleados, entre otros. De ahí la urgente necesidad de contar con líderes en las organizaciones que sean capaces de identificar y conquistar talento.

Pero, a veces no resulta fácil ya que el supuesto líder, como afirma esta semana nuestro colaborador, Dionisio Contreras, en su artículo Síndrome de Cronos, “trata de marcar su territorio, e intenta impedir que cualquier subordinado pretenda atentar contra su estabilidad en su puesto.”

De esta forma este supuesto líder está coartando el talento de su equipo menoscabando de esa forma su creatividad, su motivación y su productividad porque debido a la falta de confianza en sí mismo busca desesperadamente salvaguardar su puesto.

Las personas que tienen la fortuna de liderar equipos han de preocuparse por ver cómo sacar el mejor y mayor partido de cada uno de sus miembros para que el resultado del trabajo conjunto no sea el esperado sino que sea extraordinario.

La búsqueda de la excelencia ha de estar presente en un liderazgo inspirador y ésta empieza con el ejemplo de la persona que se responsabiliza de un equipo y que cree en las posibilidades y lucha contra las adversidades y, por encima de todo, confía en que su valer se hará más grande gracias al esfuerzo y la aportación de todos en el resultado final. De esta forma, no solamente ganará el reconocimiento de los demás sino la seguridad en que, gracias a no caer en la trampa del “síndrome de cronos”, ha sido capaz de visibilizar el valor añadido del trabajo de todos para que brille con luz propia.
Y ¿acaso eso no es la esencia de un auténtico líder?
Aprendamos a liderar personas que permitan que nuestras empresas ganen en competitividad, productividad y, porque no, en ética.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Pedir ayuda


sufrir-en-silencioParece ser que hoy en día eso de pedir ayuda no está bien visto porque nos han hecho creer que esa actitud es una muestra de debilidad y, por lo tanto, inadmisible si queremos que nuestra imagen poderosa no se vea afectada por ello.

Esta afirmación resulta cuestionable ya que si pensamos, más bien poco, nos damos cuenta que las personas no somos islas sino seres sociales que necesitamos unos de los otros para poder avanzar y aprender a lo largo de nuestras vidas.

Sin embargo, estamos insertos en una sociedad en la que la participación y cooperación son todavía visiones utópicas de un presente construido desde y para la competencia.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Sufrir en silencio nos recuerda la importancia que tiene el hecho de solicitar ayuda no solamente en el ámbito laboral sino en cualquier ámbito de nuestras vidas. Según sus palabras ” Nadie somos superhéroes ni podemos con todo. Si estamos sufriendo por algo debemos hablar con alguien, arrojarlo y soltarlo al exterior y solicitar ayuda. El “yo puedo con todo” ha supuesto muchas catástrofes en la historia de la humanidad.”

Hace unos días nos dejaba un artista universal, Paco de Lucía, que supo ser el mejor embajador del flamenco de todos los tiempos porque supo ganarse el respeto y la admiración de todo el mundo mostrando su sensibilidad, gracias al sonido inigualable e irrepetible que arrancaba de su guitarra, a pesar de las dificultades que encontró por el camino.

Un Maestro nacido en una humilde familia de Algeciras que gracias al providencial regalo de una guitarra que le hizo un tío suyo cuando contaba con 11 años aprendió que la música podía ser el mejor reclamo para pedir ayuda y mejorar la existencia de los suyos.

Pedir ayuda es reconocer el valor que los demás me pueden dar para ser todos mejores. Pedir ayuda significa no estar solo es sentir que todos formamos parte de un equipo. Pedir ayuda es un acto de valentía inteligente que ya va siendo hora que incorporemos en el listado de valores que deberían presidir en las organizaciones de las que formamos parte. Una excelente lección de liderazgo, ¿no les parece?

Leer artículo

Saludos cordiales.

Silencio por favor, estoy trabajando


ruido-en-el-trabajoTengo el convencimiento que la mayoría de personas estamos de acuerdo en la necesidad de estar tranquilos para concentrarnos en las tareas que estamos realizando en cada momento. Quizá los “temidos ladrones del tiempo” como son las llamadas, los correos y las reuniones no previstas que irrumpen cual sunatmi, provocan que atendamos y dirijamos nuestra atención de una forma inadecuada.

Es necesario tomar conciencia que la productividad de un profesional se ve afectada y disminuye si tiene elementos distractores ambientales que bloquean el nivel de concentración que requiere el trabajo que va a poner en marcha.

En palabras de nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Así no hay quien se concentre, afirma que Un Director de Recursos Humanos, buen amigo y mejor profesional, me decía que para analizar la legislación laboral y los posibles casos de conflictividad en su compañía, y os aseguro que se trata de una empresa muy conflictiva, se encerraba y pedía a sus colaboradores absoluto silencio para poder concentrarse en la lectura. Estoy convencido que eso le ha servido para ser más diligente en su trabajo y poder hacer las cosas con mayor ratio de éxito.

Las personas necesitamos un ambiente tranquilo que invite a pensar, a colaborar, a participar y respetar el espacio y tiempo de sus compañeros y superiores para conseguir que podamos aportar valor añadido a nuestro trabajo.

Hemos de ser exigentes, pero flexibles con nuestro tiempo; hemos de planificarlo y aceptar que puedan haber cambios. Hemos de fomentar encuentros y reuniones planificadas y con un orden de temas a tratar y que no sean fruto del azar; hemos de encontrar tiempo para pensar en qué estamos haciendo y cómo podemos mejorarlo. Hemos de buscar tiempo para divertirnos con lo que hacemos porque al estar motivados seremos más competentes.

En definitiva, descubramos la necesidad de la serenidad que nos proporciona el silencio en las organizaciones porque parafraseando a Nietzsche “el camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio”.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Dando forma al futuro o deformando el futuro


file4111294493612Para los que llevamos tiempo en las “trincheras” de la función de RRHH sabemos que, a pesar de aplicar las cuestionables reformas laborales que nos han tocado en suerte aplicar, pensamos que es necesario una profunda y estructural del sistema económico, social y político. Hemos de evitar hacer “refritos” de recetas pasadas y empezar a sentar las bases de un cambio “real y profundo” del Sistema.

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez, en su artículo Algunas reflexiones sobre el futuro laboral, nos recuerda que lo importante es la actitud, las competencias personales y el talento; el expediente académico tendrá cada vez menos valor. ¿Y por qué lo creo? Porque es muy difícil competir con un profesional que sienta pasión por lo que hace, ya que es el que busca la excelencia.

Hemos de buscar soluciones para evitar la fuga de talento en nuestro país y eso se consigue invirtiendo en educación de calidad que garantice excelentes profesionales y que dé respuesta a las necesidades actuales y futuras de la sociedad en la que vivimos, y no caer en la trampa de ser meros expendedores de títulos.

También es necesario que reorientemos la oferta de servicios y productos que ofrecen nuestras empresas para ganarnos la confianza perdida de los mercados, haciendo que las personas se impliquen y comprometan en la obtención de niveles muy por encima de la excelencia exigida.

Pero, para ello, es necesario que tomemos conciencia del papel activo que juega la función de RRHH en la gestión para el cambio y cómo las nuevas aplicaciones tecnológicas ayudan a lograr una mayor motivación y pasión por parte de los empleados que conforman la organización. El Futuro de una organización se basa fundamentalmente en la identificación y retención del Talento porque son las Personas las que hacen posible su existencia o no; así que tratémoslas con el respeto y la dignidad que se merecen y que se ganan con su valiosa e incuestionable vilipendiada aportación.

Les deseo que disfruten de una Feliz Navidad.

Leer artículo

Saludos cordiales.

La huella de los triquis


coaching-para-recuperar-la-ilusion-en-el-trabajoBuceando en la negativa actualidad que parece haberse convertido norma desde que empezara la crisis, me encuentro con una noticia que llama la atención porque sus protagonistas son niños de tan solo 11 años que han hecho posible una gran hazaña: ganar los seis partidos que jugaron en el Cuarto Festival Internacional de Minibásquetbol en la ciudad argentina de Córdoba.

Esta noticia podría ser considerada de poco interés mediático, pero la que la convierte en extraordinaria es que estos niños son parte de un programa creado hace tres años por un ex jugador mexicano de básquetbol, Sergio Zúñiga, para formar buenos jugadores y también superar su situación de marginación. Eso es lo que convierte a estos pequeños en verdaderos héroes porque la mayoría juegan descalzos porque para sus familias el calzado deportivo es un lujo impensable de costear.

Cuando le preguntaron a Zúñiga cómo explicaba el porqué de la gran hazaña dijo que “Para triunfar en la vida no necesitas de grandes equipamientos ni necesitas de toda una vestimenta única… cuando juegas con corazón, con lo que vienes y estás dispuesto a hacer, los resultados se consiguen”.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Ilusión en el trabajo, nos habla de que nos ilusionamos cuando cambiamos porque “el Cambio genera Ilusión. Si seguimos haciendo las cosas de la misma manera vamos obtener los mismos resultados. El Cambio es la Clave para poder generar Optimismo en las organizaciones.”

Si estos niños creyeron en lo imposible y no se dejaron influenciar por un contexto hostil no podemos tener esa misma actitud de superación y optimismo renovado para encontrar nuevas vías de entendimiento, diálogo y motivación en las organizaciones, apostando decididamente por nuestro capital humano.

Hemos de reinventar el sistema pensando políticas económicas que apuesten por compartir y no competir, buscando el bien común y no el propio de unos pocos, luchando para que diariamente le ganemos la batalla a la creciente desigualdad que padece nuestra sociedad.

Apuesto por un espíritu “TRIQUI”: T(Talento), R(Robustez en valores), I (Ilusión), Q (Quality- Calidad de trabajo), U (hUmanidad) e I (Inspiración)

Leer artículo

Saludos cordiales.

El peligro de tener un jefe tóxico


diario-de-un-jefe-toxico-2Habitualmente estamos acostumbrados mediante una tarjeta profesional o de empresa a identificar y calificar a las personas por su cargo y su posición en el organigrama de la compañía. Sin embargo, todos sabemos que no es lo mismo ser jefe que líder. La eterna discusión entre mando y autoridad que parece que no hemos sabido resolver de forma satisfactoria en los departamentos de personas y que sigue siendo el talón de Aquiles de nuestra función.

El ejercicio de liderazgo exige un examen concienzudo de humildad, voluntad, empatía y reconocimiento, para y con las personas, ejerciendo la autoridad sin ostentarla. ¡Difícil tarea pero retadora, en tiempos tan convulsos como los que estamos viviendo!

En esta línea discursiva esta semana Sonia Muriel en su artículo ¿Qué tipo de jefe tóxico conoces? , además de hacer un recorrido sobre algunas de las tipologías de jefes tóxicos, nos recuerda que el título de líder hay que ganárselo y no precisamente a golpe de organigrama ya que éste dirige gracias a su influencia, guía a su equipo y consigue desarrollar la potencialidad de cada miembro, su talento natural y busca generar preguntas, conversar y valora la policromía profesional.

Un profesional que se dedique a la gestión del talento de las organizaciones debe tener presente que es y debe ser ejemplo de un estilo directivo coherente, conciliador, motivador y creativo en el que se reflejen e inspiren el resto de managers para crear las bases de una mejor productividad, eficacia, eficiencia y competitividad.

Sería bueno que identificar qué grado de “toxicidad” tenemos en los equipos, sean puestos directivos o no, que tenemos en las empresas para poner en marcha soluciones y erradicar esa problemática y trabajar en un ambiente sano ya que de esta manera haremos posible que sea positivo y beneficioso para todos.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: