Archivo

Archive for the ‘política’ Category

La larga travesía del desierto


En dos simples páginas se resumen las nuevas medidas que el Gobierno aprobó el pasado viernes 13 de julio para seguir luchando contra la recesión. Parece que la tónica siguen siendo los recortes o, si queremos utilizar eufemismos, reestructuración del gasto basada en subida de impuestos, endurecimientos de los requisitos para obtener prestaciones por desempleo, reducciones significativas en el gasto del funcionariado, entre otras.

Como ya dijese hace cuatro años, estamos en una situación económica y social muy delicada y comprometida  en la que no solamente se trata de hacer sacrificios a partir de recortes económicos, sino que éstos deben estar acompañados de otras medidas como la de plantearnos cómo vamos a reordenar nuestros sectores económicos productivos, apostar decididamente por la investigación y el desarrollo en sectores claves como el sanitario, farmacéutico y la industria química, así como reformular el sector turístico, sin olvidar combatir el fraude fiscal y la economía sumergida. De esta forma podremos plantear alternativas reales para la creación de empleo, motor indiscutible de un país.

La situación es la que es y exige sacrificios sí, pero no a cualquier precio y no afectando siempre a los mismos. Todos vamos en el mismo barco, así que se trata de remar todos en la misma dirección porque solo así llegaremos a nuestra ansiada meta.

Saludos cordiales

Las “lagunas” constitucionales de la Reforma Laboral


La Reforma Laboral sigue dando de qué hablar. Cuando hace escasamente dos meses que se aprobó Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la Reforma del Mercado Laboral, esta semana el juez José Ángel Folguera Crespo, adscrito al Juzgado de lo Social número 30 de Madrid, expresaba sus dudas sobre la constitucionalidad de esta norma en relación a la nueva regulación que ésta da sobre los salarios de tramitación, sólo abonables en los casos en los que, tras declararse improcedente el despido, el empresario opte por readmitir al trabajador. Seguramente esta cuestión no será la última en presentarse.

Los directores de RRHH, como responsables de la gestión de personas en las empresas, debemos tener presente, que la norma no es un instrumento que utilicemos indiscriminadamente para “justificar” EREs sino que debemos entenderlas como “medidas urgentes para la Reforma del Mercado Laboral” que den respuesta efectiva a la realidad empresarial actual sin menoscabo de los derechos de los trabajadores.

Se trata, tal y como podemos leer en el artículo “Las ideas clave del Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la Reforma del Mercado Laboral” de establecer un nuevo marco de Relaciones Laborales que apueste por el empleo para todos con unas condiciones justas, dignas y equitativas, que ayuden a cambiar el rumbo económico del país.

Leer artículo completo

Una Reforma Laboral histórica no exenta de polémica


El pasado viernes 10 de febrero el Ejecutivo dio a conocer la Reforma Laboral. Las reacciones no se han hecho esperar por los distintos agentes sociales así como el resto de partidos políticos y otros estamentos europeos y/o mundiales que siguen de cerca el tema.

“Brevis breve”, podemos observar que este texto trata de sentar las bases de políticas activas, no pasivas como hasta ahora, para luchar contra la lacra del desempleo que padece en estos momentos más de 5.000.000 de desempleados y sus familias. Asimismo trata de dibujar un sistema de contratación más flexible sin menoscabar las condiciones laborales de los trabajadores.

Otro aspecto reseñable es el protagonismo que cobra las actuaciones sobre la elevada tasa de desempleo juvenil como es el caso de evitar el encadenamiento de contratos temporales y el impulso de contrato de formación, entre otras.

Desde nuestra función de Recursos Humanos debemos conocer el contenido de este nuevo texto legislativo y tener un espíritu crítico que nos ayude a identificar cuáles son las medidas que pueden ayudar a mejorar la competitividad de nuestras organizaciones, apostando DECIDIDAMENTE por la calidad de las condiciones laborales de nuestros empleados.

El mapa de España se tiñe de azul


Tal y como auguraban los sondeos, el PP consigue 186 diputados con la mayor cuota de poder lograda nunca por un partido en España tras los resultados de ayer y los de las municipales y autonómicas, sólo superada por la del PSOE en el año 1982 con 202 diputados.

De esta forma, el próximo Ejecutivo español no necesitará pactar con ninguna otra formación política para gobernar ni para que Rajoy sea investido presidente del Gobierno.

En su primera comparecencia de ayer, Rajoy afirmó que la “satisfacción por la victoria no impide pensar en la materia que tenemos por delante: Quienes han perdido trabajo o no encuentran empleo, quienes han perdido negocio o viven de pensión, que apenas salen adelante”.

También aseguró que en su mandato se pondría el acento en un “esfuerzo común de todos y para todos”, un “esfuerzo solidario”, un testigo que debemos tomar los responsables de RRHH para seguir trabajando motivados para y con las personas, garantizando la competitividad de nuestras organizaciones, aspecto clave y fundamental para luchar contra la crisis en la que nos encontramos.

Ver medidas laborales del programa del PP

En materia laboral, ¿qué nos proponen los partidos políticos ante las elecciones del 20-N? Parte II (UPyD)


Le toca el turno a UPyD, el partido Magenta, liderado por Rosa Díez, quien emprendió en solitario una transición reformista de izquierdas al margen del partido socialista del que provenía.

Su programa electoral nos presenta en síntesis 12 propuestas para sacar a España de la crisis económica y política, entre las que encontramos la número 6 del programa electoral referida a la Reforma laboral y la creación de empresas.

De forma sucinta el programa nos dice que padecemos un mercado laboral ineficaz e injusto, responsable del altísimo paro y, en especial, del juvenil.

Proponen un contrato único indefinido con indemnización por despido creciente con el tiempo, que facilite la contratación de trabajadores y proteja más eficazmente a todos. Los contratos temporales deben ser excepcionales, sólo para sustituciones. Hay que facilitar y promover el trabajo a tiempo parcial, y el momento de la jubilación debe ser flexible y voluntario.

Deben desaparecer las trabas burocráticas para fundar empresas, y hay que dar apoyo fiscal a los emprendedores, además de erradicar la morosidad pública que arruina a pymes y autónomos. Debemos estimular la I+D+i y la industria digital, derogando la Ley Sinde, sustituida por una Ley de Propiedad Intelectual adaptada a la evolución de la tecnología y a los derechos de autores y usuarios.

Podemos incluso ver los videos que a continuación se acompañan y del que he extraído una parte importante de las propuestas en él contenidas.

UPYD PROPONE UNA REFORMA LABORAL INTEGRAL FRENTE A LAS PROPUESTAS DE PEQUEÑOS CAMBIOS SOBRE UN MODELO INEFICAZ Y SUPERADO

UPyD propone dentro de su programa electoral impulsar una reforma laboral urgente en la que todos los nuevos contratos sean indefinidos y los temporales suprimidos, excepto para sustitución de bajas temporales, al tiempo que plantea instaurar una indemnización por despido progresiva en función de la antigüedad.

Según este modelo laboral, los nuevos trabajadores entrarán en el mercado de trabajo como indefinidos con derecho a una indemnización menor, la cual irá creciendo de manera progresiva en función de la antigüedad. “Esto aumentará la protección del trabajador medio e incentivará la formación dentro de la empresa”

Yo tengo mis dudas, me refiero no tanto al hecho de formular un contrato único, que ya me parece adecuado desde el marco regulatorio de unas garantías que precisamente desfavorecen al trabajador temporal, como del hecho de plantear una indemnización progresiva en función de la vinculación con la empresa. Me explico, nunca he sido partidario de primar la vinculación del trabajador con la empresa por la relación inversamente proporcional que guarda la productividad del trabajador en relación a la edad que este tenga y por ende la antigüedad que acumule. A los trabajadores se nos debe pagar por la realización del trabajo de forma eficaz, eficiente y con calidad y a nadie se le escapa que un trabajador joven y bien formado puede y de hecho es más productivo que otro que se aproxime a su edad de jubilación, que haya quedado atrasado en reciclaje y formación o que simplemente por problemas físicos, ya no dé más de sí. Y sinceramente no sé porque entonces se premia la vinculación con premios de antigüedad, reducciones de jornada, prolongación de vacaciones, penalizando así la productividad global o colectiva de la empresa.

Un derecho debe proteger por igual a todos los trabajadores pero el pato no lo deben pagar los temporales y o los más jóvenes a la hora de tener que hacer frente a una situación de crisis por el único hecho de que su desvinculación con la empresa sea más barata, porque así descapitalizamos a la empresa, la convertimos en menos productiva y seguramente no podemos hacer frente a la situación si no entrar en un estado de semiagonía de la misma. Creo que la indemnización debe ser igual para todos y en todo caso deben buscarse mecanismos de flexibilidad que permitan ajustes empresariales a costes más reducidos que los actuales precisamente para que hagan frente a este tipo de crisis y ser más competitivos con el fin de enfrentarse a la situación, mejorar y poder a continuación contratar.

Como decíamos UPyD propone llevar a cabo una reforma laboral en “profundidad” en la que, además de dejar un único modelo de contrato, se implante de manera progresiva el derecho a conservar las indemnizaciones por despido acumuladas al cambiar de empleo.

Asimismo, también quiere desarrollar la contratación a tiempo parcial y reformar la negociación colectiva de modo que tenga en cuenta la situación individual de cada empresa, sobre todo en el caso de que ésta acredite atravesar dificultades “severas”.

También apuesta por promocionar horarios “más racionales”, semejantes a los del resto de Europa, que faciliten la conciliación de la vida familiar y laboral. Además, quieren incentivar en las empresas la instauración de sistemas de teletrabajo.

Perfecto, este es el camino, pero ahora hay que abordar las reformas y dotar a trabajadores y empresarios de instrumentos de flexibilidad para hacerla práctica.

Si eso es así yo me pregunto si UPyD ¿está por la labor de reformar el modelo de negociación colectiva, reformular una ley sindical y animar precisamente a los sindicatos a transformarse en un sindicato único que se nutra de las cuotas de sus asociados en lugar de a través de los presupuestos?

Las medidas que propone UPyD en su programa deben complementarse con una mejora en el sistema de cobertura para los trabajadores que agotan sus prestaciones y subsidios de desempleo, suprimiendo el requisito de ser mayor de 45 años para acceder a la Renta Activa de Inserción estatal, que proporciona cobertura durante once meses frente a la actual ayuda de 400 euros durante seis meses.

Sobre este punto ya comenté en mi anterior crítica a las propuestas de Izquierda Unida que hay que atacar tres frentes a la vez, la entrada en el mercado laboral, la salida del mercado laboral y transformar las prestaciones de desempleo que en ningún caso deben ser subsidiadas y por supuesto controladas para evitar el fraude en las mismas y la economía sumergida.

Por otra parte es muy importante regular de forma flexible la edad de jubilación, incentivando adecuadamente la prolongación voluntaria de la vida laboral, pero penalizando fiscalmente las jubilaciones anticipadas por el coste que suponen para las arcas públicas.

En cuanto a las Políticas Activas de Empleo UPyD dice que deben ser sometidas a un sistema de evaluación externo, así como establecerse mecanismos de coordinación control y seguimiento entre los servicios públicos de empleo y las empresas y agencias privadas de intermediación laboral acreditadas.

Estas reformas se enmarcan en las ya realizadas en varios países europeos y persiguen el objetivo conocido como “flexi-seguridad”, esto es, la introducción de reformas que permitan mejorar la flexibilidad del mercado de trabajo (entendida en un sentido amplio y no limitado únicamente a las facilidades puestas a disposición de las empresas para la contratación o el despido de trabajadores) al tiempo que se garantiza la estabilidad laboral de los trabajadores y la seguridad de la renta de aquellos que se encuentran temporalmente desempleados.

En breve continuaremos con las propuestas contenidas en el programa electoral del Partido Popular.

Espero su participación activa en:

Red Española de RRHH

Blog: Más allá de los RRHH

En materia laboral, ¿qué nos proponen los partidos políticos ante las elecciones del 20-N? Parte I (IU)


En vísperas de las elecciones generales hemos considerado de interés, desde www.rrhhmagazine.com , acercar a nuestros lectores las propuestas que, los diferentes partidos de ámbito y representación nacional que concurren al proceso, nos hacen en materia laboral y de empleo, para un mejor conocimiento de cómo los partidos políticos pretenden, si obtienen o contribuyen a la obtención de una mayoría parlamentaria, gobernar los próximos cuatro años, enfrentándose a una crisis cuya característica fundamental ha sido la destrucción masiva de empleo con cifras record superiores a los cinco millones de parados y ante el reto para superarla de transformar el actual modelo sociolaboral y productivo presidido por un marco de Relaciones Laborales ciertamente desfasado.

Este boletín que, a continuación les dirigimos, contiene a modo de reseña una serie de propuestas que aparecen en el programa electoral de Izquierda Unida. A éstas, en los próximos días, le acompañaran las contenidas en los programas electorales de UPyD, el Partido Popular y el PSOE, al ser éstos, los cuatro partidos que en la actualidad tienen representación parlamentaria y se presentan en el ámbito de todo el territorio nacional.

No pretende ser éste un foro si no de debate sobre las medidas que cada partido presenta, huyendo en lo posible de la ideología que cada cual representa y desde la perspectiva técnica del profesional de las relaciones laborales y los recursos humanos de su empresa. Pretendemos contribuir con el debate a un proceso de dialogo que valore, trate y, a ser posible, apunte hacia las medidas que en su conjunto podrían contribuir a la mejora del actual marco de las relaciones laborales en nuestro país y al desarrollo del empleo como fuente de riqueza.

Espero, como he dicho antes, que nadie interprete en mis comentarios como siempre libres, críticos e independientes, el menor signo de partidismo o antipartidismo hacia ninguna de las propuestas que en, su conjunto, constituyen el editorial del presente boletín.

Propuestas contenidas en el Programa electoral de Izquierda Unida.

Distintas y muy variadas son las propuestas que el programa de la coalición de izquierdas nos presenta en relación a proponernos un marco de relaciones laborales y de creación de empleo que se enfrente a la crisis, junto a otras medidas de carácter fiscal, entre otras, el reparto de la riqueza, la creación de empleo y la protección social de los desempleados.

Del programa de Izquierda Unida que, a continuación para su descarga en PDF se adjunta, extraigo y comento las siguientes:

Para enfrentarnos a la destrucción de empleo Izquierda Unida nos propone las siguientes tres medidas:

1.- Un Programa de empleos verdes que comprende reforestación, explotación y mantenimiento de superficies forestales. (300.000 empleos).

2.- Un Programa de rehabilitación sostenible de viviendas residenciales (200.000 empleos).

3.- Un Plan de Empleos Sociales, para asegurar el pleno desarrollo de la Ley de Dependencia y mejorar salud, educación (especialmente de 0 a 3 años) y determinados servicios de la Administración. (170.000 empleos)”.

Respecto de estas tres medidas vengo ya hace tiempo manifestando, sin lugar a dudas, deben constituir el eje fundamental de lucha contra el desempleo y como no puede ser de otra forma caen en la perfecta sintonía ideológica de una coalición como Izquierda Unida, estandarte de valores ecológicos y sociales, al que se dirigen las medidas propuestas.

Mi pregunta es cómo abordar este plan de empleo, con qué recursos y a qué precio, preguntas típicas y tópicas a la hora de poner en marcha cualquier plan. Me explico, llevo mucho tiempo pronunciando mi total oposición a subsidiar el desempleo de forma indefinida en lugar de dotar esos recursos a la creación de empleo y a la realización de políticas activas de empleo. Para entendernos, todos los desempleados que hayan agotado su prestación contributiva deberían recibir un salario mínimo interprofesional a cambio de una actividad retribuida. Para ello tan sencillo como darle al empresario, mientras salgamos de la crisis, los 426 euros que se le dan hoy a una parado subsidiado pero para su contratación. Cero coste, 100% inversión y creación de actividad y riqueza. Mira que es fácil y, sin embargo, ni un miembro de Izquierda Unida, ni mucho menos un sindicalista de los afiliados a esta coalición lo proponen como medida, ni en el parlamento ni en su programa electoral.

Respecto de la reforestación, de la cual nos habla la primera de las medidas de choque para la creación de empleo, yo incluiría la limpieza y mantenimiento de las playas, la de caminos rurales, carreteras, etc.

En referencia al programa de rehabilitación de viviendas está clarísimo la contratación de los profesionales de oficio de la construcción que no resultaran recolocados con la ayuda de 426 euros a sus empleadores, con lo que conseguiríamos una plan de rehabilitación social a un precio mas que sostenible y competitivo.

Por último y, respecto de la ley de dependencia, aquí tenemos la panacea del trabajo social. Cada desempleado que no logre contratación, ni que tenga oficio o cuente con formación especializada, se le contratará para dotar con RRHH la ley de dependencia, cuidar a los ancianos de su barrio, hacerles la compra, la limpieza en sus casas, hacerles compañía, etc, etc, etc.

“En 2012, para ayudar a quienes ya han agotado todas las prestaciones:

4.- Un Plan de Formación/Empleo para atender la situación de parados que hayan agotado sus prestaciones.

En colaboración con los Ayuntamientos y combinando trabajo y formación. (300.000 empleos, incluidos 20.000 formadores).”

Más de lo mismo, señores. Las políticas activas de empleo, que es de lo que se trata, no se consiguen ni con cursos del Inem ni mucho menos si los imparte la patronal y los sindicatos, ni contratando por supuesto a 20.000 formadores.

Lo de los formadores está muy bien, pero para eso que los contraten las escuelas de formación profesional, los institutos y las universidades, así como las empresas privadas que a ello se dediquen, por cierto con las mismas ayudas a las empresas si se encuentran subsidiados en el paro.

Ya hemos dicho anteriormente que el tema está en que el desempleado se ocupe y por supuesto que su primera ocupación sea la de buscar activamente empleo y /o prepararse para ello. Pero, en todo caso, si percibe un subsidio, que se le complemente de forma digna hasta igualar al menos el salario mínimo interprofesional a cambio de una actividad, y en su caso, si se le emplea socialmente que se le permita de las 40 horas semanales de trabajo gozar de un permiso de 5 a 8 horas para que siga buscando empleo.

“En 2012, para repartir el trabajo existente, elevar la calidad de vida y conciliar la vida personal y laboral:

5.- Reducir por Ley la Jornada Laboral a 35 horas (manteniendo igual retribución).

• La compensación de la reducción de jornada en las empresas y las Administraciones Públicas, generaría 400.000 puestos de trabajo, según nuestras estimaciones.

• Para ayudar a la pequeña y mediana empresa y trabajadores autónomos para crear el empleo compensatorio derivado de la disminución de la jornada laboral se establece una exención en las cotizaciones patronales a la Seguridad Social por importe de 8.000 millones de euros.

• La prioridad en estas ayudas se orientará hacia el empleo juvenil a contratos de menores de 35 años y se ampliará con los mismos beneficios a contratos de relevo con ese límite de edad.”

Es evidente que Izquierda Unida parece no entender la aplicación práctica del concepto de productividad. Si son ya pocas las horas que realmente se trabajan en España, al menos a la vista de los datos sobre jornada que recogen los convenios colectivos y el absentismo existente, la propuesta de 35 horas cae por su propio peso.

En todo caso, no hay que perder de vista que la máxima prioridad es la de evitar el desempleo y para ello dotar a las empresas de flexibilidad incluida para el puesto, el reparto de la jornada, la creación de bolsas de horas y, llegado el extremo, permitir una bajada del salario colectiva en beneficio de un bien común en pos del mantenimiento del empleo y por supuesto impedir las jubilaciones anticipadas. Al menos a esto es a lo que yo optaría desde una reflexión solidaria para tratar de salir de esta crisis.

Lo que no puede ser es que los convenios estén llenos de premios por vinculación que regalan jornada a cambio, de días A SUMAR A LAS VACACIONES, PUENTES Y “ACUEDUCTOS”, ETC. Apostemos por una productividad de calidad y de no de cantidad basada en criterios de eficacia y eficiencia que posibilite una verdadera competitividad en nuestras organizaciones.

Lo que hay es que llevar los puentes a festivos a lunes y exigir una jornada eficaz de 40 horas semanales y que la trabaje todo el mundo con el objetivo común de luchar contra la crisis siendo cada día más productivos.

De las ayudas a los autónomos y pymes, poco que comentar que no sea de dónde conseguimos el dinero y, por supuesto, preguntarnos porque concentrar las ayudas al empleo a los eternos jóvenes menores de 35 años. Y ¿que pasa con las amas de casa que quieren trabajar y no han cotizado o con los mayores de 45 años que no saben cómo llegar a los 67 para jubilarse?. Seamos conscientes de los distintos colectivos sociales que necesitan ayuda y estudiar medidas reales que den soluciones definitivas y no transitorias que lo único que ocasionan es perpetuar los problemas.

¿Y cómo se paga todo esto?

Izquierda Unida nos dice que crear empleo no es un gasto sino una inversión, porque es LO ÚNICO que crea riqueza. En esto coincide totalmente con la estrategia de Mariano Rahoy.

El coste teórico de este plan de empleo dice Izquierda Unida sería de 40.000 millones de euros a invertir principalmente durante 2012.

Pero crear empleo no es un gasto sino una inversión. Por cada 1.000€ que se utilizan en un contrato de trabajo, la Hacienda pública recupera, al menos, 586€ entre impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social.

Es decir, de lo que un empresario, por ejemplo, un fabricante de maletas, utiliza en contratos de trabajo, casi el 60% vuelve a la Administración y además las maletas fabricadas necesitan materiales, generan comercio y posibilitan nuevos ingresos.

Por tanto, las necesidades de financiación con efectos sobre el déficit y, por tanto, una vez descontados los ingresos fiscales producidos, se estiman en 2 puntos de PIB durante el primer año, que quedarían satisfactoriamente compensados por la reforma fiscal que proponemos en los correspondientes puntos de este Programa.

Yo no salgo de mi asombro; si miramos objetivamente el ideario programático de Izquierda Unida podemos afirmar que la mayoría de personas podemos estar de acuerdo con él mismo. Sin embargo, y a los datos me remito, lo que me parece es que la falta de representatividad de la coalición y el desgaste que han sufrido sus líderes por coaligarse con Zapatero ya no tienen remedio. De esta coalición o al menso de su actual programa electoral deben haber huido una gran parte de los intelectuales que nutrían sus filas.

Es necesario tocar con “los pies en la tierra” y, por muy buenas que nos parezcan las propuestas de Izquierda Unida, están carentes, en mi humilde opinión, de los asideros necesarios y, me refiero políticos, sociales, económicos y parlamentarios, suficientes como para cuajar, quedándose en un intento más de lo mismo o en un exceso de populismo impropio de la coalición.

Con más de cinco millones de parados el secreto está en emplearse en los tres frentes posibles para ello con medidas de choque y a la vez orientándose a flexibilizar las condiciones de entrada al mercado de trabajo, flexibilizar asimismo la salida y aplicar el subsidio de desempleo a la creación activa del mismo. Desde una posición de izquierdas debería haberse tenido en cuenta en su programa electoral el reparto solidario del trabajo.

En los próximos días continuaré desgranando y haciendo la oportuna crítica a las propuestas del resto de partidos y publicándolas en la red profesional de RRHH htpp://redsocial.rrhhmagazine.com y en mi blog http://www.raulpiriz.com

Espero a continuación vuestro debate en nuestros medios.

Para conocer el conjunto de las medidas que la coalición política Izquierda Unida presenta en su programa electoral, puede descargarse el programa en PDF haciendo clic aquí.

Saludos cordiales.

Y usted, ¿qué opina acerca de las medidas laborales propuestas por la CEOE?


En días pasados hemos conocido a través de un documento conjunto presentado por las patronales CEOE y CEPYME las medidas que proponen al Gobierno y a los Agentes sociales a fin de combatir de manera eficaz la crisis económica.

Con motivo de las medidas que en materia laboral  proponen los empresarios para salir de la crisis, hemos elaborado una encuesta para saber la opinión de los profesionales y directivos de RRHH al respecto.

Entre las medidas que mayor controversia provoca está la relacionada con el despido: reducir la indemnización habitual por despido improcedente de 45 días a 20 días.

Para conocer el texto íntegro de las propuestas remitidas al Gobierno por las patronales CEOE y CEPYME puede descargarse el documento en PDF haciendo click aquí.

¿Cuál es su opinión?

Las encuestas de nuestras redes profesionales.


La semana pasada, con motivo de la noticia publicada por Tendencias 21 en referencia a los despidos a través del móvil, quisimos realizar una encuesta entre nuestros lectores preguntando qué les parecía esta práctica.

La mayoría de los encuestados han mostrado su disconformidad con el despido a través del móvil, opinando que cualquier elemento que deshumanice las relaciones personales, son un paso atrás en la carrera de los Recursos Humanos, así opina un 87%.

De la misma manera, hemos lanzado una encuesta en nuestra red profesional y en mi blog  acerca de la necesidad de mantener  a los liberados sindicales con respecto a la noticia que saltó hace unos días en la que se exponía que el Govern Balear había tomado la decisión de eliminar de sus presupuestos y como medida de ahorro, los Fondos de Acción Sindical.

Os animo a que participéis en esta encuesta y dejéis vuestros comentarios haciendo clic aquí.

Empieza la carrera del 20N


Los empresarios piden a los políticos un despido flexible y rebajas en las cotizaciones a la Seguridad Social y en el impuesto de Sociedades como medidas eficaces para luchar contra esta crisis económica. Sabemos que son los empresarios y no las entidades bancarias uno de los principales agentes que pueden mantener y sobre todo crear empleo, eso sí,  sí reciben las ayudas oportunas del Gobierno.

Se trata de que exista un verdadero diálogo entre los agentes sociales: gobierno, patronal y sindicatos, para construir las bases de un marco legislativo laboral flexible, sin que se menoscaben los derechos de las personas trabajadoras, y que garanticen una mejor y mayor productividad en nuestras organizaciones para ser más competitivas en un mercado cada vez más exigente.

Es hora de dejar a un lado recetas legislativas del pasado y pongamos en marcha nuevas medidas que den Respuestas Reales a las Problemáticas Reales que han originado esta crisis, recordando que su significado etimológico, de origen griego, responde a “replantear la cuestión”.

He aquí que los profesionales de RRHH tenemos la oportunidad de replantear la cuestión, buscando soluciones.

La eliminación de los liberados sindicales nos libera a todos, reduce el déficit e incrementa la productividad empresarial


Hace unos días saltó la noticia que el Govern Balear había tomado la decisión de eliminar de sus presupuestos y como medida de ahorro, los Fondos de Acción Sindical (es decir, las subvenciones a las organizaciones sindicales), acabar con el 100% de los liberados institucionales de la CAIB (un total de 89) y cerrar los locales destinados al uso exclusivo de los sindicatos. Los créditos horarios se limitarán a los fijados por la Ley Orgánica de Libertad Sindical con total respeto a la Ley.

La Xunta de Galicia ha seguido el ejemplo del Govern Balear, reingresando al trabajo a 120 de sus liberados institucionales y el Consell Valenciano ha aplicado una congelación salarial a 170 liberados, y es que la reducción del déficit también pasa por reducir los correspondientes a las propias CCAA, entre otras con medidas como ésta.

Desde la Junta de Andalucía no se está por la labor, y se considera que esas medidas constituyen un “déficit democrático” y un “paso atrás en las conquistas sociales”. Yo propongo como solución que les paguen los afiliados con sus cuotas en lugar de los ciudadanos con sus impuestos.

Es alarmante que se siga pensando en conquistas sociales, hablando de unos “tíos” que ni trabajan, ni producen, ni representan a los trabajadores; tan sólo cobran, encima de sus empresas, quitándoselo por ende de su sueldo al resto de los empleados, incrementando los costes de las mismas y restando con ello productividad empresarial.

A continuación la respuesta sindical no se ha hecho esperar desde la demagogia que caracteriza a unos líderes sindicales, que más bien han contribuido al aburguesamiento de sus huestes, en tantos años de bonanza, entre ellos y principalmente los propios liberados sindicales, a base, eso si, del dinero de los demás. Y todo por cumplir escrupulosamente con la Ley, que es lo que hay que hacer, sin restar por supuesto representatividad a los trabajadores.

A ver si nos enteramos que los liberados sindicales no son representantes de los trabajadores, si no de lo sindicatos y que correspondería a éstos su profesionalización y por lo tanto el pago de sus nóminas.

Ya es hora de racionalizar el sistema, imponer un modelo de unidad sindical, reducir las superestructuras funcionariales e improductivos de las grandes centrales sindicales, subvencionadas con dinero de todos y regresar a un modelo natural de representación de los trabajadores en sus empresas, vivir de las cuotas recaudadas entre los afiliados y poner a todos a trabajar; es decir, a repartir el trabajo y el salario para incrementar la productividad del conjunto del país, parar la sangría del paro, devolver la confianza a los ciudadanos y salir de la crisis.

Pues bien, en otro alarde cortoplacista del gobernanante, que afortunadamente ya se nos va, no se nos ocurre otra cosa que rescatar temporalmente el impuesto del patrimonio, para parar del todo la inversión patrimonial, y que ha sido aprobado hace unos días con la abstención de PP, PNV y CiU, con la pretensión, según la demagogia de Elena Salgado, de reducir el déficit y de que era “necesario, urgente, razonable y posible”.

Y el candidato Rubalcaba, en vez de centrarse en nuevas medidas para recaudar más dinero de aquellos que disponen de grandes rentas o ahorros improductivos y seguir así los modelos americano y francés no se le ocurre otra cosa que adelantar que lo reformará de nuevo si es elegido presidente, seguramente con la idea de que sigamos las clases medias, de las que cada día quedamos menos en activo o con trabajo en España, pagando “sine die” y sin enterarse de que así nos vamos directamente a la paralización total del país.

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: