Archivo

Archive for 28 septiembre 2016

Recuperando la pasión en las empresas


coach-empresa1Hace pocos días el Papa Francisco proclamaba Santa a la madre Teresa de Calcuta por su entrega y servicio hacia los pobres de un país como la India que se rige por las inflexibles castas y en que las personas, desde el nacimiento, están marcadas con escasas posibilidades de mejorar su situación.

Ese mismo día perdía la vida una religiosa, Isabel Solá, que fue asesinada cuando fue asaltada por un par de individuos que le robaron el bolso. Esta mujer que ayudó a muchos niños a caminar de nuevo gracias al centro ortopédico que puso en marcha en Haití era conocida por su labor como “la monja de los pies”.

Este es el testimonio de dos mujeres que deben estar presentes en la mente de los líderes porque ellas como nadie sabían la importancia de compartir, hacer equipo, tener vocación de servicio y trabajar con y para las personas.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Angel Largo, en su artículo El poder del A-M-O-R en la empresa afirma con razón que “los proyectos más exitosos a nivel empresarial han nacido del Amor, tanto de sus Fundadores como de las personas que han permanecido en la compañía durante un tiempo para poder llegar a objetivos que hacían felices a muchas personas. Sin mencionar empresas todos intuimos los proyectos que nacen del Amor y la Pasión de las personas que están involucradas en ellos”

La infotoxicación de noticias sobre corrupción copan los medios desalentando a las personas que forman parte de una organización porque muchas piensan que no son valoradas de forma adecuada. Sería bueno que ahora que comienza un nuevo curso los responsables del capital humano en las organizaciones pudieran hacer un análisis crítico y constructivo de su liderazgo o de la falta del mismo, para tratar de corregir ciertos automatismos, errores y falsas creencias y empezar a construir políticas sólidas donde ellos sean su fiel reflejo.

Cuando los líderes apuestan con pasión y decididamente por el talento, la empresa gana y las personas también, así como la sociedad y, sobretodo, la nuestra, que va sin rumbo fijo desde hace más de un año en el que los partidos políticos no son capaces de ponerse de acuerdo para formar un gobierno que nos permita mejorar.

Anuncios

El valor de competir para aprender a liderar el cambio en las organizaciones


coaching-para-recuperar-la-ilusion-en-el-trabajoEl tiempo estival es un buen momento para leer, reencontrarse con buenos amigos de profesión y vocación, encontrar libros que inspiren pequeños cambios en nuestra existencia y, por qué no, desconectar, aunque sea de forma breve del estrés al que nos sometemos diariamente.

En esas lecturas no obligadas de los diarios y dominicales me topé con un artículo de opinión del Presidente de la Barcelona Drucker Society, Xavier Marcet, quien hablaba de uno de los males que aquejan a nuestras empresas hoy en día, la arrogancia corporativa. Y es por ello que los líderes han de poner todo su empeño en luchar contra ella, si quieren dirigir empresas competitivas y productivas.

En la empresa, como hacemos en el deporte, no debemos conformarnos con resultados mediocres, sino trabajar con y desde la excelencia, sabiendo en todo momento qué aspectos hemos de mejorar si queremos ir a más.

Las recetas del pasado no pueden ser utilizadas para parchear las nuevas problemáticas que aparecen en las organizaciones. Los líderes han de tener capacidad para infundir confianza y no el miedo al que ciertos profesionales con un título rimbombante en sus tarjetas tienen y que utilizan para hacer de menos a los equipos que gestionan.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna, en su artículo El Tsunami del cambio en las empresas nos recuerda que “quizás ese debería ser nuestro punto de partida: primero compitamos contra nosotros mismos, superemos nuestros conceptos tradicionales de cambio, nuestra limitada visión del mercado y generemos nuevos esquemas y creencias, una nueva filosofía y cultura organizativa capaz de hacer competir a la empresa “en realidad” en los mercados. Solo comprendiendo esta profunda transformación haremos que lo que vemos ahora como un tsunami, se convierta en un fluir continuo en la incertidumbre, innovación y cambio.”

Es necesario que desde los departamentos de RRHH sepamos construir una cultura para el cambio identificando éste como palanca para la mejora de procedimientos, estrategias y políticas.

El entorno se ha hecho complejo, el cambio una constante y el talento el activo más valioso de las organizaciones, así que va siendo hora que desde el área de RRHH sepamos reconocer con generosidad los logros de las personas porque depende y, mucho, su compromiso, capacidad de sacrificio y esfuerzo.

A %d blogueros les gusta esto: