Archivo

Archive for 19 julio 2016

La soledad de los mandos


Portrait of BusinessmanHace unos meses me propusieron formar parte en calidad de Jurado de los terceros “Premios Talent Mobility” convocados por Lee Hecht Harrison, consultora de recolocación y gestión del talento del Grupo Adecco. En esta ocasión empresas como Cetelem, Nissan, Siemens o Pepsico fueron galardonadas por sus prácticas en movilidad del talento.

Está claro que éstas no han sido únicas empresas en nuestro país que tienen claro que para que las organizaciones avancen desde RRHH se ha de desarrollar el capital humano. Para ello necesitamos líderes que compartan y repartan confianza en sus equipos y no se dejen encandilar por las ínfulas de poder, más preocupados por cuidar su sillón que por acometer sus tareas y ejercer sus responsabilidades desde un liderazgo inspirador y no conspirador que tanto daño ha ocasionado a la profesión.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Los managers se sienten solos nos recuerda que “un Manager debería ser un dinamizador de personas más que un jefe. La autoridad se debe conseguir todos los días, a través de la exigencia. El respeto es una máxima que debe mantener un Manager, ya que sin esa cualidad la mayoría de sus decisiones serán cuestionadas. Respeta para que te respeten.”

Un verdadero líder ejerce su liderazgo desde su afán para compartir y no competir en tareas y responsabilidades que distribuye no al azar sino en función de las características del equipo humano que tiene en sus manos.

Es hora de dejar atrás la torre de marfil y lanzarse “al ruedo” para ver que la gestión de personas implica tener una vocación de servicio hacia la organización y que el “ordeno y mando” ya forma parte de una historia que necesitamos recordar para no volver a cometer los errores del pasado.

Anuncios

El abc de un proceso de selección


062307_GESTION-EMPRESAS-INMOBILIARIASHace unos días leía, no sin cierto asombro y perplejidad, que un joven de 18 años llamado Jack Andraka ha ideado un sensor que puede detectar el cáncer en 5 minutos y en etapas tempranas, interesándose la Universidad John Hopkins por su invento. Fue a partir de una experiencia dolorosa de un familiar cercano cuando este joven quiso invertir su tiempo en conocer e investigar sobre cómo prevenir esta enfermedad y finalmente parece ser que sus años de estudio han dado resultado.

Este es un claro ejemplo de que el talento es algo esencial y fundamental para que las organizaciones avancen y de ahí la importancia de buscar los mejores profesionales para que las empresas crezcan y sean cada vez más competitivas y productivas.

Nuestro colaborador José Luis Ramos, en su artículo Qué debemos tener en cuenta en un proceso de selección, afirma que “debemos pensar además que sólo las empresas que estén dispuestas a apostar, reconocer y recompensar la aportación de sus colaboradores conseguirán fidelizar a los mejores. El Talento, cada vez más escaso, se mueve por poder desarrollarse en organizaciones que tengan en cuenta su aportación y ofrezcan proyectos ilusionantes.”

El talento no es un gasto en la cuenta de resultados sino una inversión que hemos de saber rentabilizar gracias a programas de desarrollo profesional que fortalezcan los vínculos entre los empleados y las empresas.

Para ello es necesario que educación y empleo sean una pareja “bien avenida” para que pueda dar respuesta a las necesidades reales del mercado, pues no se trata de tener profesionales con títulos, sino profesionales con conocimientos, que sepan hacer y sobretodo, sepan estar y ser. En los años venideros los departamentos de RRHH tendrán una labor extraordinaria para identificar, conquistar y comprometer al capital humano en las organizaciones ya que mucho talento se ha visto obligado a salir fuera de nuestras fronteras. No podemos desaprovechar talentos tan importantes como la del joven Andraka y tantos otros talentos junior y senior que forman parte de forma inveterada del éxito de nuestras compañías.

Es hora que empecemos a ver la importancia de ver cuáles son las necesidades reales de nuestras compañías para que podamos escoger el talento que mejor se adapte y responda a las mismas dándole su justo valor y reconocimiento.

A %d blogueros les gusta esto: