Archivo

Archive for 18 diciembre 2015

Estrenamos nuevo sistema de partes médicos para bajas laborales


baja-laboralEl pasado 1 de diciembre entró en vigor el nuevo sistema de partes médicos en los procesos de enfermedad laboral, seis meses después de que se publicara la orden ministerial que regula el real decreto de gestión y control de procesos de incapacidad temporal.

De su lectura se desprende que uno de los objetivos principales sería el ahorrar trámites burocráticos ya que la emisión de los partes está ligada a la duración estimada de cada proceso, sin que ello menoscabe en la graduación de la enfermedad o lesiones del trabajador y de su incidencia en su capacidad para realizar el trabajo.

Habrá cuatro partes de baja: muy corta (menos de 5 días naturales), corta (de 5 a 30 días), media (de 31 a 61 días), larga (si el trabajador va a estar de baja más de 61 días).

En los casos de baja por enfermedad común, los partes de alta médica se expedirán siempre por el médico del servicio público o el inspector del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), sin embargo las mutuas pueden solicitar a la Inspección Médica y después al INSS, si los organismos pertinentes no responden o el alta se deniega, medidas de control a los efectos de evitar posibles situaciones fraudulentas que se daban en un pasado muy reciente en el que nadie salía beneficiado sino más bien al contrario.

Según nuestra colaboradora Susana Torres , en su artículo La letra pequeña del nuevo sistema de bajas laborales, afirma que “el mundo empresarial tiene por delante experimentar los posibles riesgos sobre los plazos de baja y variaciones de datos en la Seguridad Social. Esperemos que la letra pequeña del nuevo sistema de bajas laborales no afecte en demasía al día a día de las empresas.”

Tal vez sería bueno considerar que desde el departamento de RRHH se velase de forma preventiva la salud física y emocional de los empleados invirtiendo en beneficios sociales y en formación.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Anuncios

Re-pensar la educación


Hace unos días se daban a conocer las conclusiones del informe elaborado por la OCDE, «Panorama de la Educación 2015», en el que se afirma que España ocupa el cuarto país de esta organización en número de “ninis”. Desde el Ministerio de Educación aclaraban que esas cifras correspondían al primer trimestre de 2014, y que los datos de finales de año que baraja Eurostat muestran una mejoría en este concepto.

Sin embargo, este dato no puede ser más desolador, si tenemos en cuenta que los jóvenes son el futuro y que, por lo tanto, es necesario formarlo en conocimientos, habilidades y actitudes que les ayuden a integrarse en el mercado laboral.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna, en su artículo ¡Niños estresados!, pero ¿qué les estamos enseñando los adultos nos recuerda que “necesitamos re-pensar y re-inventar la educación en nuestro país, porque me gustaría que cuando esos niños llegaran a mis clases en la universidad pudiéramos hacerlo desde otra dimensión más de adulto a adulto, y comprendiendo que los actores son ellos; son ellos los que vienen a aprender y no a aprobar, son ellos los que quieren esforzarse por su especialización y su mejora como personas y profesionales.”

Ya va siendo hora que el mundo educativo y laboral se concilien para buscar puentes de comunicación que permitan que nuestros jóvenes puedan plantearse un futuro mejor gracias a una formación de calidad que les ayude a encontrar su lugar en el mundo laboral.

Los “ninis” nos recuerdan que no estamos haciendo las cosas bien, tanto en el plano educativo como en el ámbito laboral. Necesitamos que empecemos a dibujar nuevos itinerarios que respondan a las necesidades de los jóvenes, atiendan a sus intereses y motivaciones casándolos con los que impone el propio mercado de trabajo. Es un reto que hemos de asumir como una obligación ineludible si aspiramos a identificar y conquistar el talento humano que existe hay fuera para fortalecer las organizaciones. El área de RRHH ha de velar por la existencia de una comunicación intergeneracional para sacar el mejor aprovechamiento del capital humano, sea junior o senior, lo importante es hacer crecer el valor añadido de todos los que forman parte de la organización.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: