Inicio > RRHH > El ejercicio valiente de decidir cuándo es hora de cambiar

El ejercicio valiente de decidir cuándo es hora de cambiar


benedicto-XVI-y-FranciscoHace unos días escuché accidentalmente una conversación en la que una madre angustiada le decía a una amiga que su hija estaba siendo víctima de una situación de acoso laboral por parte de su jefa. Ella no podía entender que esta persona le estuviera tratando de esa forma, máxime cuando ella había conseguido traer a otra compañera con una excelente cartera de clientes y eso le ha proporcionado unos beneficios que rondan el 300% en menos de un año.

Las descalificaciones, desconsideraciones ante los clientes son el pan nuestro de esta persona y de otras muchas que están viviendo una situación silenciosa y silenciada de extrema gravedad, viéndose abocadas, en muchos casos, a abandonar su trabajo, no sin antes pagar el duro peaje de un desgaste emocional, físico y psicológico así como el daño que se inflige a la empresa de no contar con el valioso potencial de esa persona.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo afirma que un ser humano decide afrontar un cambio importante porque se ve sometido a presiones, internas y externas, pero sobre todo basadas en la vivencia del día a día, que le encaminan a decir Hasta aquí y dirigir el rumbo de su vida en otra dirección.”

Teniendo en cuenta que el panorama laboral no es el más propicio para que las personas renuncien a su trabajo, es necesario cuestionarnos como profesionales del factor humano qué podemos hacer para evitar este tipo de situaciones.

También es necesario que seamos capaces de ayudar para que ciertas personas que ostentan un cargo puedan o no seguir en él ejerciéndolo con una garantía que se está haciendo bien para que ese mando no sea autoritario sino que sepa ejercer su autoridad. Asimismo hemos de reorientar profesionalmente a ciertas personas para que puedan expresar todo su potencial y evitar que se las destierre en algún lugar perdido en la organización.

Si procuramos que el capital humano de una empresa esté en el lugar que le corresponda por sus conocimientos, actitudes y habilidades estaremos previniendo situaciones no deseadas como son el mobbing laboral, la egolatría, la falta de ética, entre otros, cánceres que puede padecer la empresa.

Seamos valientes y tengamos una actitud preventiva para que las personas que formen nuestra empresa se sientan bien y comprometidas por un proyecto ilusionante de todos en el que la suma de los esfuerzos de cada uno conduzcan al éxito.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Anuncios
Categorías:RRHH
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: