Archivo

Archive for 20 marzo 2014

Desafiar lo establecido


6333700379_c0f031e541_o-1024x566La historia está llena de hitos protagonizados por hombres y mujeres que desafiaron lo establecido para ir más allá en distintas áreas del conocimiento. Si algo nos caracteriza como humanos es nuestro afán de no conformarnos con lo que sabemos pues existe un infinito de posibilidades por descubrir, si tenemos la paciencia y la capacidad de trabajo suficientes para conseguirlas.

Es curioso cómo nos maravillamos cuando ciertos deportistas baten récords que en un tiempo eran impensables, nos asombra cómo ciertos científicos dedican su vida a la investigación luchando para buscar soluciones a problemas que a simple vista pueden resultar irresolubles; en definitiva, nos llama la atención cómo una persona ordinaria puede llegar a realizar cosas extraordinarias creyendo en su potencial y trabajando duro para darle la vuelta a la adversidad hasta convertirla en una oportunidad excelente de aprendizaje.

Precisamente, hoy en día y, a la vista de las trágicas consecuencias que ha traído consigo la crisis económica, deberíamos pensar en cómo vamos a insuflar ese afán de superación en el capital humano que tienen a bien disponer y, no manipular a su antojo, las empresas.

Esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega, en su artículo: La desobediencia inteligente como motor de la innovación, nos habla de cómo “Nuestras empresas necesitan profesionales que pongan en práctica comportamientos que desafíen ese orden establecido. Nuestras organizaciones necesitan profesionales que practiquen una desobediencia inteligente. que cuestionen lo que se da por sentado y que pongan al servicio del negocio su capacidad para desafiar las rutinas y lo políticamente adecuado y que construyan de forma disruptiva. pero inteligentemente. una nueva realidad.”

La gestión del capital humano pasa necesariamente por saber liderar equipos de personas en los que la iniciativa, la creatividad y la proactividad sean valoradas y reconocidas, así como estimuladas por la propia empresa. De esta forma, sentaremos las bases del progreso en las organizaciones que lleva aparejado el valor inherente de la innovación.

Acabo con unas palabras de Eduardo Punset: “Para innovar hay que estar dispuesto a cambiar de opinión como lo hacen los simios y no emular a los homínidos que no lo hacen ni muertos. Este consejo, se hace más necesario precisamente en tiempos de crisis que es cuando se debe aprovechar el cerebro”.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: