Archivo

Archive for 30 diciembre 2013

Las ranas, el cambio y la felicidad


2152149283_d3a6b5a401Quizás mucho de vosotros seguramente ya la conocéis pero, para aquéllos que no, me gustaría compartir la parábola de la rana hervida narrada por Peter Senge en su libro “La Quinta Disciplina” que explica que cuando a una rana se la pone en una olla, sobre un fuego intenso, buscará saltar y escaparse, mientras que si la ponemos en una olla en agua a temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila. Cuando se va aumentando la intensidad del fuego, la rana quedará cada vez más aturdida y finalmente no estará en condiciones de salir de la olla.

Tal vez eso nos ocurre a los seres humanos ya que solemos reaccionar igual que este anfibio. Saltamos si los cambios son repentinos y nos adaptamos si el cambio es lento y gradual, que en la mayoría nos cuesta identificar.

Este libro habla a de cómo serán las empresas capaces de sobreponerse a las dificultades y enfrentarse a los nuevos retos del futuro.

En este sentido esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega en su artículo Del mito de la Organización 2.0 al Mestizaje Organizativo afirma que No existen las empresas 2.0, existen empresas con mayor o menor voluntad de transformación y con mayor o menor resistencia a esa voluntad de cambio. Además continua diciendo que ..cada vez más empresas estén introduciendo conceptos en forma de proyectos que impactan de lleno en sus procesos y estructuras organizativas y que, lógicamente impactan igualmente en el modo en el que sus profesionales se relacionan entre sí, en como comparten información, en cómo abordan su relación con clientes, proveedores y partners. quienes por su parte, también se están transformando.

Cambiar significa aprender, reaprender y aprehender desde un compromiso real y con un proyecto común que es hacer, porque no, más humana y feliz la empresa de la que formamos parte, sea ésta nuestra pareja, familia, escuela, compañía o la sociedad en general.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Los grandes beneficios de la externalización de RRHH


big_62601_55540_4923921_lEn una época como la que estamos viviendo, los profesionales de RRHH no pueden dejarse llevar por el derrotismo y por ello no deben renunciar a la búsqueda de la excelencia en su trabajo, adoptando una actitud proactiva para conocer distintos productos y/o servicios que ofrece el mercado para optimizar su trabajo en la organización.

A la hora de liderar personas debemos tener presente que su motivación y compromiso inciden significativamente en su productividad. Pero no es menos cierto que la buena gestión de la comunicación así como un compromiso real con sus necesidades de desarrolla así como de conciliación vida familiar y laboral también constituyen otros pilares en los que se sustenta el buen hacer de las personas.

Sin embargo, en una época de “vacas flacas” (más bien transparentes) no hay que perder de vista ver formas de ahorrar costes sin renunciar al capital humano. En esta línea, el artículo de esta semana La externalización de RRHH: rentabilidad y más compromiso laboral nos da claves en este sentido ya que la externalización de servicios de RR.HH. es una excelente manera de ahorrar costes. Según una investigación reciente realizada por el Aberdeen Group, las empresas de servicios profesionales que invierten en el compromiso de sus empleados, mejoran el servicio al cliente y sus ingresos en un 6% por cada empleado en jornada completa.

Es una cuestión ineludible que nos demos cuenta que nuestra área debe y puede evaluar cada una de sus políticas, estrategias, procedimientos, herramientas y acciones y que solo así podremos tener una idea clara de ver qué aspectos funcionan, cuáles no y ver cómo introducir mejoras y así visibilizar el valor añadido de nuestra función.

Si trabajamos con una actitud de mejora continua estaremos sentando las bases de una mejor competitividad que haremos extensible a todos los estamentos de la organización.

Leer artículo

Saludos cordiales.

La huella de los triquis


coaching-para-recuperar-la-ilusion-en-el-trabajoBuceando en la negativa actualidad que parece haberse convertido norma desde que empezara la crisis, me encuentro con una noticia que llama la atención porque sus protagonistas son niños de tan solo 11 años que han hecho posible una gran hazaña: ganar los seis partidos que jugaron en el Cuarto Festival Internacional de Minibásquetbol en la ciudad argentina de Córdoba.

Esta noticia podría ser considerada de poco interés mediático, pero la que la convierte en extraordinaria es que estos niños son parte de un programa creado hace tres años por un ex jugador mexicano de básquetbol, Sergio Zúñiga, para formar buenos jugadores y también superar su situación de marginación. Eso es lo que convierte a estos pequeños en verdaderos héroes porque la mayoría juegan descalzos porque para sus familias el calzado deportivo es un lujo impensable de costear.

Cuando le preguntaron a Zúñiga cómo explicaba el porqué de la gran hazaña dijo que “Para triunfar en la vida no necesitas de grandes equipamientos ni necesitas de toda una vestimenta única… cuando juegas con corazón, con lo que vienes y estás dispuesto a hacer, los resultados se consiguen”.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Ilusión en el trabajo, nos habla de que nos ilusionamos cuando cambiamos porque “el Cambio genera Ilusión. Si seguimos haciendo las cosas de la misma manera vamos obtener los mismos resultados. El Cambio es la Clave para poder generar Optimismo en las organizaciones.”

Si estos niños creyeron en lo imposible y no se dejaron influenciar por un contexto hostil no podemos tener esa misma actitud de superación y optimismo renovado para encontrar nuevas vías de entendimiento, diálogo y motivación en las organizaciones, apostando decididamente por nuestro capital humano.

Hemos de reinventar el sistema pensando políticas económicas que apuesten por compartir y no competir, buscando el bien común y no el propio de unos pocos, luchando para que diariamente le ganemos la batalla a la creciente desigualdad que padece nuestra sociedad.

Apuesto por un espíritu “TRIQUI”: T(Talento), R(Robustez en valores), I (Ilusión), Q (Quality- Calidad de trabajo), U (hUmanidad) e I (Inspiración)

Leer artículo

Saludos cordiales.

Proteger a la empresa de su responsabilidad penal


librobalanzaSi nos fijamos en las últimas estadísticas realizadas a la ciudadanía notamos que entre sus preocupaciones están el desempleo y por supuesto el gran cáncer que asola a empresas y organizaciones de toda índole: la corrupción.

Está claro que dirigir es una tarea ardua y difícil que empieza con tomar conciencia de lo que representa lo que puede leerse en una tarjeta en la que podamos leer “gerente” o “director”, pero más en el caso de esa persona que además es el Administrador, ya que de su gestión, adecuada o no, puede verse condenado en caso de haber omitido la adopción de medidas de vigilancia o control para prevenir la comisión de delitos dentro de su empresa. A propósito recomiendo repasar las últimas novedades legislativas que incluye la reforma penal del código penal en estas cuestiones.

Esta semana nuestros colaboradores de LANT Abogados, en su artículo: La reforma penal 2013 endurece la responsabilidad penal de las empresas por actos de sus empleados, nos recuerda la importancia de contar con un programa de cumplimiento corporativo que contemple Análisis de Riesgos, Reglamentos y Códigos de Conducta, Formación, Seguimiento y Control disciplinario.

Es necesario que entendamos que los negocios necesitan de una ética que garantice que las empresas pueden y deben ganar dinero con el talento que poseen, no ejerciendo un uso ilegítimo de los recursos. Hemos de apostar por valores como la honestidad, la integridad, la comunicación fluida y transparente que garanticen la buena gestión de las organizaciones.

Hemos de invertir nuestros esfuerzos en creer y construir una cultura empresarial que prevenga cualquier conducta que con el tiempo pueda devenir delictiva y así estaremos más cerca de conseguir la excelencia, y eso no solo se consigue con un sello distintivo sino con las decisiones y acciones que ponemos en marcha en nuestro devenir diario.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuando perdemos la ilusión


mundo conectadoLa crisis no puede ser una excusa para descuidar algo tan importante y valioso en las empresas como es la motivación del capital humano ya que de esta forma conseguiremos su compromiso, su lealtad y su mejor productividad. Solamente es cuestión de cambiar el enfoque y de voluntad.

Sabemos que vivimos tiempos difíciles en las empresas, pero ese debe ser el impulso que necesitan los departamentos de RRHH para poner en marcha políticas y estrategias que garanticen el bienestar emocional de los empleados y que pasan por eliminar el miedo a la pérdida del trabajo y estableciendo un modelo de comunicación transparente.

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez en su artículo El divorcio emocional con la empresa afirma que Las empresas que realmente han entendido que su sostenibilidad y crecimiento depende de su valor más preciado: el capital humano y su talento, continúan apostando por la formación, la responsabilidad social, la conciliación y el salario emocional.

Es necesario encontrar los principios de una gestión que tenga como punto de partida y de llegada al capital humano de la organización, sin utilizarlo como mero recurso de “usar y tirar” como sucede en los momentos actuales, sino como principal activo para que se convierta en el motor del cambio.

La calidad de las relaciones que establecemos con otras personas depende de cómo sabemos estar a la altura de las circunstancias que marcan el día a día, por eso hemos de trabajar para que nuestros equipos humanos sientan que nos importan, que apostamos por ellos, que nos preocupan y que, a pesar de sus carencias, seremos capaces de vencer los obstáculos y las dificultades para llegar a ser mejores entre todos.

Si creemos que el cambio lo hacemos las personas no podemos prescindir de ellas sino contar con su valor único e irrepetible que será el garante necesario para el éxito de nuestra empresa y, por ende, de la sociedad. Reconquistemos la ilusión perdida y construiremos un futuro lleno de oportunidades.

Leer artículo

Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: