Inicio > Líderazgo, Management, productividad, Psicología, RRHH > La energía que aporta el optimismo

La energía que aporta el optimismo


optimismoHace unos días nos dejaba Alfredo Landa, un actor con mayúsculas que supo emocionar como nadie al entrañable y fiel escudero Sancho Panza, su papel en “Los Santos Inocentes” o en “El bosque animado”, entre otros.

Cuando contaba con 25 años decidió hacer su sueño realidad, viajó a Madrid desde su Pamplona natal y convertirse en actor, olvidándose de sus estudios de derecho. Su estatura, más bien baja, y su imagen de “españolito de a pie” no parecían ser los mejores aliados para conseguir su objetivo, pero su tenacidad, su humildad, su simpatía y buen hacer hizo que esa osada aventura tuviera un final feliz, sobre todo si tenemos en cuenta su trayectoria sembrada de todo tipo de reconocimientos y premios. Los que lo conocían, familiares, amigos y compañeros de profesión, recordaban estos días su vitalidad y optimismo.

Me resulta curioso observar como desde nuestra más tierna infancia, las diferentes instituciones educativas por las que pasamos tratan de enseñarnos un montón de conocimientos y no reparen en la importancia de formar en actitudes para la vida en todos sus ámbitos: el personal, familiar y profesional.

Esta semana nuestra colaboradora Sonia Rodríguez, en su artículo Reivindicando el derecho a sonreír y a ser optimista, nos recomienda romper con la endogamia social negativa que intenta atraparnos en su red. Ella afirma que es imprescindible asumir un nuevo cambio de mentalidad, tener una orientación de futuro, valorar la diversidad y adoptar una actitud valiente hacia quienes quieran imponernos su derrotismo.

Es cierto que estamos en una época difícil, pero también existen noticias positivas por pequeñas que sean que nos demuestran que no debemos renunciar a la esperanza de cambiar el signo (en este caso, negativo) de los acontecimientos.

Si desde el departamento de RRHH contagiamos una cultura al servicio de las personas de la organización, buscamos una comunicación clara, transparente y sincera, pensamos nuevas formas de organización de trabajo conciliando tiempos, establecemos políticas favorecedoras de compromiso real con la compañía, nos ganamos el reconocimiento y apoyo de la Dirección; estaremos sentando las bases de un nuevo modelo laboral basado en el conocimiento, el trabajo y las actitudes de las personas. Un ambicioso trabajo, pero sumamente retador ¿No les parece?

Leer artículo

Saludos cordiales.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: