La incoherencia como moneda de cambio


incoherenciaHace prácticamente dos semanas la máxima autoridad de la “empresa” más antigua de la historia, la iglesia cristiana, anunciaba su renuncia. Independientemente de todos los análisis que se han realizado y, que se seguirán haciendo sobre el particular, sería bueno que todos aquellos que nos dedicamos a la función directiva veamos en este hecho singular una lección de coherencia y humildad transferible en nuestro quehacer. Me explico. Una lección de coherencia al admitir que no puede seguir desarrollando su cargo con diligencia y humildad porque lo admite sin ambages y lo reconoce públicamente.

Está claro que los profesionales que tenemos la responsabilidad de dirigir el capital más importante de las organizaciones en épocas tan duras como las que estamos viviendo, debemos cuestionarnos cuáles son los valores que nos guían y cómo somos capaces de “inocularlos” en las personas que lideramos.

Nuestra colaboradora Sonia Muriel en su artículo El elevado coste de la incoherencia nos recuerda sabiamente que la actuación de la dirección de la empresa debe ser el reflejo de los valores y principios que transmite con su discurso. No hay una actitud que provoque mayor rechazo que la incoherencia entre lo que se dice y se hace.

Un ejemplo de incoherencia muy habitual, más de lo que sería razonable admitir, es lo que ocurre a la hora de llevar a cabo nuestros proyectos, tareas o funciones cuando utilizamos con demasiada facilidad títulos tan grandilocuentes como “Buenas Prácticas en.”que resultan ser textos cargados, más o menos, de buenas intenciones y que, finalmente, no se llevan a cabo en la empresa, pasando a ocupar un lugar aleatorio en una estantería del despacho o cierto espacio en el disco duro del equipo informático de turno.

Por puro egoísmo intentemos ejercer la práctica de la coherencia y que forme parte de nuestra identidad como persona, en nuestro departamento y en la organización; solo así seremos testigos de los altos beneficios que este valor olvidado nos reporta.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: