Inicio > Empresas, Formación, laboral, Líderazgo, Management > Los otros méritos (II): el jaboneo

Los otros méritos (II): el jaboneo


Hace más de un año dediqué este espacio a “l@s pelotas”y tengo intención de repetir ahora mismo, lo que significa cierta fijación mía (lo reconozco) por estos ejemplares de la fauna empresarial. He recibido noticias de que en algunos lugares han sido declarados “especie protegida”, no tanto por su escasez, sino por evitar que se escondan, pues con esta calificación se emiten diplomas que los más “pelotas” se dan a entender exhibiéndolo como elemento de gloria ante los congéneres de su misma ralea. En aquella ocasión hablaba del peloterío como acción o conjunto de acciones para adular con exageración a quien tenga en su mano otorgar favor o prebenda, con el fin de predisponerlo a ello.

Hoy me apetece más llamarlo jaboneo por evitar la rutina y jugar a ser algo creativo.

El jaboneo es un submérito…  Hay gran cantidad de empresas y/o jefes que lo consideran un comportamiento necesario para recibir las recompensas establecidas…. Por lo cual, sin documento al efecto al ser una práctica impopular entre los “no pelotas”, que suelen ser mayoría, se convierte en un valor valioso (sirva la reiteración) para ser reconocido en un ámbito concreto.

Cuando el jaboneo logra la consolidación, un tufillo mohoso se va extendiendo por la compañía o departamento, provocado por el aliento de quienes desean añadir méritos en su hoja curricular extraoficial, la que obra solamente en la memoria del jefecete que otorga aumentos o ascensos.

Existen diferentes formas de identificar a los ejemplares peloteriles. Por lo general, nunca van vestidos igual que el jefe (es decir, no son seguidistas), puesto que eso significaría elevarse a una altura que sólo debe ser alcanzada por la persona de mayor categoría (la que ellos persiguen). Llegan antes al trabajo y se van después, no por responsabilidad profesional, sino para poder recibir adecuadamente a su bendito y alabado, ya sea con espléndida sonrisa que alegra el día, o más aún con reverencia o arrodillamiento al mejor estilo de veneración, que puede llegar a la adoración.  La mayoría de los benditos y alabados sólo enseña su satisfacción por dentro, de tal manera que lo ven sus glóbulos rojos y actúan en consecuencia elevando la excitación.  De ahí, la erótica del poder.

Determinadas subespecies son capaces de contratar detectives para descubrir determinados gustos ocultos de la persona ‘franeleada’, con el fin de proporcionárselos sin que los demande.  Aquí nos referimos desde la simple composición del café con leche hasta las preferencias gastronómicas, fílmicas, musicales o sexuales.  ¡Ojo!, es posible que ante un pelotas desalmado ese descubrimiento pase a ser usado como elemento de chantaje, pues entre la fauna peloteril los escrúpulos van desapareciendo conforme comprueban que sus esfuerzos idólatras no obtienen la recompensa esperada.  Es conocido el caso del administrativo asesino que envenenó a su jefe directo colocando cicuta en el café diario porque en 27 años no había recibido ni un solo aumento de sueldo extraordinario.  El jefe asesinado contaba en la intimidad que odiaba al cicutero, pero que le gustaba comó le preparaba y le servía el café mañanero.

Es también sabido que quien asciende por jaboneo utiliza un estilo de liderazgo rayano en la tiranía, quizá revestido de paternalismo, con flecos de castigador cruel de los súbditos que no se adhieren al tipo de jaboneo sugerido por él. En fin, es fácil deducir que es ésta una práctica de riesgo, por tanto, al igual que nuestro Papa, recomiendo la abstinencia como mejor resguardo o, subsidiariamente, protéjase con algún sabor a fruta.  Aquí no sirve la píldora del día después.


Para leer la primera parte de la serie “Los otros méritos”, haz clic aquí

Anuncios
  1. 1 junio 2011 en 11:08

    Me ha encantado el post..

    “Hay 2 tipos de empleados: los que trabajan y los que buscan el mérito..en el primer grupo hay menos competencia..” 😉

    Un saludo!

  2. isabel notario
    1 junio 2011 en 15:17

    me ha encantado…
    Tendria que incluirse en la formacion sobre liderazgo… para extirpar las malas hierbas

  3. David
    1 junio 2011 en 17:05

    lamentablemente ese tipo de personas ha existido desde tiempos biblicos y existiran hasta el fin de los tiempos. Yo entiendo que son personas que han sufrido mucho de chiquitos(su papa o mama era un tirano) y tienen una auto estima que tienen que cuidarse cuando caminan por que se la pueden pisar no tienen confianza en que por su capacidad o profesionalismo puedan lograr algo y para ellos es mas facil humillarse SALUDOS A LOS QUE LUCHAN POR UN MUNDO CON MENOS ESPECIMENES DE ESA ESPECIE.

  4. Cruzygalan
    2 junio 2011 en 21:03

    Muy bueno, jeje a mi lo que mas me gusta de estos espécimenes, es ver la cara que se les queda cuando el jefe al que tanto han adulado es trasladado. Después de tanto trabajo… a empezar de nuevo jejeje

  5. José Miguel
    7 junio 2011 en 16:45

    Jose Antonio: Muy pocos autores se atreven a escribir estos temas con el detalle que tú lo haces, bueno…en eso consiste el arte, te felicito.
    Creo que debemos calificar a los que hacen “subméritos y a los “pelotas” como especies peligrosas para las organizaciones porque con su comportamiento dañan el clima organizacional convirtiéndolo a veces en una competencia para ver quién tiene más peso dentro de ella, pero eso es gracias a aquellos pseudolíderes que no se ubican y creen que con el apoyo de los súbditos se mantendrán en el poder y harán una buena gestión.
    Saludos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: