Inicio > Empresas, laboral, Recursos Humanos, RRHH, RRLL > Todos somos responsables de resguardar la seguridad y la salud laboral en nuestra empresa

Todos somos responsables de resguardar la seguridad y la salud laboral en nuestra empresa


Esta semana fuimos testigos de cómo otro empleado del gigante francés de las telecomunicaciones, France Telecom, se quitaba la vida quemándose a lo bonzo. Con este grave suceso suman 60 los casos de suicidios que se han registrado en Telecom-Orange desde 2008.

Según fuentes sindicales de la organización, el hombre de 57 años llevaba 30 años en France Telecom, era delegado del sindicato CFDT (reformista) y estaba a cargo de las condiciones de trabajo, higiene y seguridad de la agencia de Burdeo; y, en este último tiempo, afrontaba un proceso de reorganización de trabajo que le obligaba a cambiar  constantemente de puesto y a asumir cambios de ciudad que incluso le habrían obligado a vender su casa y a lidiar durante años con altos niveles de estrés.

Desde el 2008, la compañía, con más de 150.000 empleados, de la que el Estado tiene un 27%, ha experimentado un cambio radical en su gestión para adaptarse al mercado de la telefonía e internet internacional. Ha adoptado estrategias más lucrativas que le han llevado a establecer recortes de personal y más horas de trabajo; en concreto, la salida de 22.000 empleados en tres años.

En consecuencia, la empresa registró en dos años, en 2008 y 2009, 32 suicidios, de los cuales, una gran parte, según los sindicatos, fueron causados por los métodos de gestión aplicados por la dirección de la empresa. En 2010, fueron 27 los suicidios y 16 los intentos.

La gravedad de este caso ha llevado incluso al Ministro de Sanidad francés, Xavier Bertrand, a declarar públicamente que la operadora está obligada a investigar esta muerte y “asumir las consecuencias”; asimismo, indicó que si durante años la prevención del estrés social no fue una prioridad para la compañía, ahora los agentes sociales estarían comprometidos a cambiar la situación.

De momento, casos de esta gravedad no se han registrado de forma masiva en nuestro país. Sin embargo, analizar las razones que desencadenan las enfermedades psicosociales y debatir sobre cómo las podemos gestionar y evitar en personas que trabajan, principalmente, en compañías con sistemas de trabajo rígidas o que están afectadas por planes de ajustes, nos permitiría comprender de una forma más amplia y responsable la gravedad y la urgencia con la que debemos actuar ante estos problemas.

Hoy, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, además de recordar a todas aquellas personas que han podido sufrir las consecuencias de un accidente laboral, y que han llegado a perder la vida en el ejercicio de su actividad profesional, también es necesario recordar que no podemos dejar de invertir en prevención, tanto de accidentes como de enfermedades psicosociales, incluso atendiendo a aquellas que se manifiestan tras finalizar la vida laboral activa.

Está en la voluntad de las empresas, de los directivos y de los empleados disminuir los índices de siniestralidad en los centros de trabajo. Es un trabajo que debemos asumir desde ya y no cuando tengamos que lamentar situaciones como las que han experimentado en France Telecom.

Anuncios
  1. Zulmira Silva
    28 abril 2011 en 15:51

    Estimado: muy acetadas sus palabras, el compromiso debe ser de todos los que integramos la organización, sin lugar a dudas.
    Y si ese compromiso se refleja en forma pro-activa, más ventajas traerá a todos los involucrados en la Organización

  2. 29 abril 2011 en 10:37

    Como bien dices el compromiso está en TODOS los que integran la organización. Cada uno de nosotros debe poner su grano de arena para combatir esa lacra que recuerda más al siglo XIX que a los tiempos actuales.

  3. carpe diem
    29 abril 2011 en 15:26

    Hola a todas y todos: Comprobado basta que “pierdan” diez céntimos de sus abultadas ganancias para que se echen como chacales sobre su presa, y la presa somos los trabajadores pero no cualquier trabajador, no señor, es aquel trabajador que por sus años de servicio siente a la empresa como propia, ha bajado las defensas, cree que a esos empleadores realmente les importa, y si es un trabajador que lucha por sus derechos y el de otros entonces se les aplica la disciplina del hambre (en este caso moral) llevando a los trabajadores a sentirse menos que la tarea que realizan.
    Debemos retomar nuestra conciencia de clase trabajadora, protegernos entre nosotros porque si entre nosotros peleamos nos devoran los de afuera, y ya sabemos quienes son los de afuera.
    Un saludo fraterno

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: