Inicio > Empresas, Líderazgo, Management, productividad, Recursos Humanos > ¿Cuál es el momento más importante de tu jornada laboral?

¿Cuál es el momento más importante de tu jornada laboral?


Puede que no te lo hayas planteado nunca antes, así que te invito a que reflexiones un instante y encuentres tu respuesta a esa pregunta, considerándola enmarcada en el ámbito de tu productividad, es decir, en el de los resultados que quieres conseguir.
¿No crees que se trata de una pregunta relevante? ¿No te gustaría saber cuál es ese momento del día para, tal vez, poder enfocarte en él y maximizarlo o, simplemente, disfrutarlo y saborearlo?
Tómate una pausa ahora. Encuentra tu respuesta y, antes de continuar leyendo, escríbela en una hoja de papel. Es importante que la escribas y, también, que estés convencido con tu respuesta […]
¿Existe una sola respuesta correcta?
¡Claro que no!
Cuando hago esta pregunta a los participantes en los talleres de Gestión Eficaz de Acciones la respuesta es siempre variada, aunque la que más se repite es: No se.
¿No te parece sorprendente una respuesta tan imprecisa para una pregunta que incluye las palabras “más importante” y “para ti”?
Cuando insisto a los que “no saben” para que encuentren su respuesta, la mayoría terminan afirmando algo como “no soy capaz de identificar un momento especial e importante”.
¿Qué significa “no tengo un momento diario más importante”?
Cuando facilito a los participantes que analicen esa respuesta es bastante usual que concluyan tomando consciencia de su reactividad. Sus relatos les describen, prácticamente, como unos aventureros.
Sí. El individuo va a trabajar. La nueva jornada que ahora empieza es la Aventura de hoy . Nuestro individuo no dispone de un guión, sino que forma parte del guión de otros. Su papel en la película parece secundario. Acepta encontrarse a merced de los eventos que se van presentando delante de él.
Reacciona frente a los estímulos que llaman su atención. A veces es la reunión que alguien convoca con cinco minutos de antelación, otras las demandas de su jefe u otros compañeros y, siempre, el móvil y el correo-e que no cesan de traer una enorme variedad eventos que requieren, o parecen requerir, su atención inmediata.
No habría nada que objetar si nuestro amigo trabajara en el departamento de Atención al Cliente, pero es que trabaja en Ventas, Marketing, Financiero, Legal, IT…
El “aventurero” termina confesando su cansancio y, sobre todo, su impotencia . Hubo un tiempo en que intentó escribirse un guión pero no pudo seguirlo. Se siente desbordado, agobiado y estresado. Ir a trabajar ya no es atractivo. Tampoco lo es el momento en que suena el despertador por la mañana, ni el domingo por la tarde que anticipa la llegada del peor día de la semana…
Se siente víctima del “sistema” e impotente para modificar nada.
¿Qué opciones tienes cuando sabes que no sabes?
Ahora sabes que lo que te ha ayudado a llegar hasta donde has llegado ya no es suficiente y necesitas algo nuevo.
Cuando tomas conciencia de esa situación aparece la oportunidad de aprender, desaprender y reaprender.
Cuando observas que tu actitud reactiva y ‘victimista’ es, precisamente, la generadora de toda una colección de comportamientos poco productivos que sólo te permiten sobrevivir hasta el viernes y que tu vida laboral carece de la necesaria pasión movilizadora que conduce a la involucración y a la satisfacción laboral plena, es en ese momento cuando recuerdas que existe el otro sendero: la proactividad.Cambiar la realidad que no te satisface es ahora una solución posible y a tu alcance. Con ella puedes adelantarte a los eventos, generando – tu mismo – los eventos que cambiarán tu realidad. Puedes generar futuro cuando, proactivamente, declaras, diseñas, planificas y ejecutas las Acciones que te aproximan a tus objetivos.
Proactividad es… tu Agenda
El momento más importante de tu jornada laboral son esos quince últimos minutos del día, justo antes de irte a tu casa, en los que abres tu Agenda y realizas dos tareas: revisión y planificación.
Los primeros tres minutos los empleas en reconocerte y felicitarte detalladamente por las tareas planificadas y ejecutadas, que constituyen los micrologros que has conseguido en la jornada a punto de finalizar y, también, en identificar las causas precisas por las que no has podido ejecutar alguna de ellas y, así, aprender para que no vuelvan a repetirse.
Los doce minutos restantes los dedicas a planificar tu Agenda con las Acciones que vas a ejecutar mañana, asegurando que hay una generosa proporción de tareas “importantes”, que como ya sabes son las que añaden valor, es decir, que contribuyen significativamente a la cuenta de explotación, sea cual fuera tu posición y función en el organigrama organizacional. Después de eso sólo necesitas comprometerte a ejecutarlas mañana.
Recuerda que no te pagan para intentar, sino para conseguir . Así que asegúrate de que lo que escribes en tu agenda puedes ejecutarlo. Si no estás seguro no lo escribas: no planifiques tu propia frustración o fracaso. Elige planificar tu satisfacción y tu éxito… y no dejes de celebrarlo cada vez que lo consigas.
Tu productividad, es decir, tus resultados dependen de las Acciones que ejecutas. Cuando priorizas las Acciones que vas a realizar mañana estás seleccionando los resultados que vas a conseguir mañana . ¿Crees que puede haber otro momento más importante – y decisivo – que ése?
¡Deja de ir a tu empresa a trabajar. Ve sólo a conseguir!
…y, entonces, observa cómo te sientes cuando suena el despertador…
“Los analfabetos del siglo XXI no son los que no saben leer, sino aquellos que no saben aprender, desaprender y reaprender”- Alvin Toffler

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: