Inicio > diversidad, Expatriados > Diálogo Social ¿2.0?

Diálogo Social ¿2.0?


La NO Huelga General ¿ha terminado o no ha empezado? Lo claro es que nadie ha ganado con su realización, aunque los sindicatos insistan en que fue un ‘éxito’. Durante la jornada vimos a un ministro de Trabajo e Inmigración, visiblemente compungido, dando cuentas de un seguimiento ciudadano ‘moderado’ de la huelga; a un Presidente inmutable hablando en el parlamento como si con él no fuera el asunto, -no en vano dijo que iba a trabajar, lo que me hace reflexionar a cerca de la conveniencia de convocar una Huelga General diaria-; a unos dirigentes sindicales con un discurso lento, mecánico y cargado de eufemismos para evitar reafirmar ‘públicamente’ lo que se oía en la calle: “Zapatero, Dimisión”, y a una oposición estática que observó impasible cómo el gobierno se volvía  a salir con la suya, es decir, la pasividad ante la crónica de una muerte anunciada pero, ¿a qué precio?

¿Y los jóvenes? ¿Dónde estaban los estudiantes y los universitarios? Tal vez entendieron por manifestarse el no ir ni a clase ni a la huelga, y con eso, todo manifestado.

Hoy, todos los periódicos reconocían el fracaso de la huelga, incluso los más cortesanos al gobierno han asumido que, pese a todo, el  pulso de los sindicatos con el gobierno no ha sido más que una manifestación estéril que, aunque consiguió un movimiento social mucho mayor a las anteriores huelgas no generales de este año, tampoco obligará al gobierno a rectificar las reformas que ya están en marcha.

Seguramente los sindicatos aceptarán retomar el diálogo social para reformar el sistema de pensiones, pero seguirán sin entender que la reforma es necesaria por razones económico-demográficas y que no tiene relación con los presupuestos de este año ni con el gasto público. Seguirán mezclando discursos, quebrando el diálogo y llevando a los trabajadores a una comprensión irreal de su papel dentro de un sistema democrático.

Los sindicatos volverán a formar parte de la fotografía oficial de la mesa de diálogo y, aunque están obligados a transformarse y cambiar su estrategia de representación sindical, hasta el 2012 no creo que tengan prisa en hacer algo al respecto. Más bien, sus dirigentes aprovecharán el tiempo para recolocarse y para redirigir su concienzudo trabajo hacia otras áreas de la administración, ¿no lo creen?

Siendo esto así deberíamos pensar en una reforma estructural de los mal denominados Sindicatos de Clase, su ajuste presupuestario, la reducción salaria que no se han aplicado, la revisión de sus sistemas de financiación y el papel de su representación que, claramente, junto al resto de reformas de orden laboral también tendremos que acometer, algún día.

Anuncios
Categorías:diversidad, Expatriados
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: