Inicio > laboral, RRHH > Haz lo que quieras, no lo que debas

Haz lo que quieras, no lo que debas


guru_3 Una de las tendencias más destructivas de la excelencia humana que ha divulgado este sector hijo del constructivismo es la eliminación del sentido del deber -¿qué mejor forma de convertir continentes enteros en masas inferiores, en adocenar con menos fricciones que el motor del Ferrari Alonso a millones de personas?- impulsando por medio de sus catecismos el culto al hedonismo. Los adultos malcriados -como lo somos la mayoría- lumbreras especialistas en motivación han optado por lo que a ellos les apetece con los argumentos más peregrinos, pero en realidad sin saber ni cómo ni por qué.

En el fondo, subyace la frustración personal, porque igual que todos tenemos un lidercito interior que quiere nacer, tenemos un prestigioso catedrático de universidad frustrado. O ni eso; hoy, trascendental momento planetario en que decenas de miles de españoles podrían ser presidentes del gobierno, tienen más predicamento las lecciones magistrales de cualquier politicastro incapaz de terminar el bachillerato o la carrera de derecho sin la ayuda de su papá o su tío (si quieren se lo cuento), que las de un viejo profesor curtido en el cuasi anonimato entre los abandonados libros de las viejas bibliotecas que ya no sirven de fuente de consulta, sino de simples claustros de silencio obligado donde se refugian los estudiantes asediados por televisores, internetes, ipodes, tuentis y demás distractores, evidenciando lo errados que estamos sus padres y la necesidad real de reeditar el sentido común no ya de antaño, sino de siempre, pese a las modas. ¿Por qué no puedo ser yo presidente del gobierno si lo ha conseguido un monosináptico semejante y otros como él?

No sé si les pasará a ustedes, pero a mí me astragan hasta la náusea -quizá por pura vergüenza por haber formado parte de su troupe de harekrishnas– los patéticos mesías que van por ahí dando lecciones de sabiduría a diestro y sobre todo a siniestro. Digo sobre todo porque los diestros normalmente te invitan a escardar cebollinos cuando vas de listo con ellos, mientras que los siniestros o bien te convierten en su guru personal, se enamoran de ti buscando sangre fresca de la que alimentarse, o entran en conflicto de liderazgo con el otro bufón disfrazado de quijote de armadura oxidada a quien nadie ha pedido su opinión replicándole con otra genialidad similar en dura lid para ver quién es más guay. ¡Puaj!. Y no es que digan lo que piensan, sino que dicen lo que sienten sus tripas, ignorantes del significado de conceptos que, como la intuición, manejan con seguridad y soltura de Top Ten.

Para una persona mal educada, la tiranía de las vísceras se impone al raciocinio, por lo que siempre se decantarán por aquello que les apetece, imposibilitados -salvo mediando coacción- por lo que deben hacer. Podrán parir razones para llenar la Biblioteca de Alejandría, pero ninguna que soporte una crítica mínimamente consistente.

Ustedes pensarán que los Top Loquesea son una panda de miserables porque están destruyendo la mente de las personas con tal de poder seguir pagando sus impecables merchetas o bemetas, pero la realidad es que como la telebasura cuasiomnipresente, somos nosotros mismos los compradores de catalizadores de la putrefacción de nuestras propias mentes.damasio

Para los que gusten de profundizaciones, les contaré que estamos tan mediatizados por lo preconsciente, por lo visceral –los marcadores somáticos de Antonio Damasio del cual pueden leer una interesante entrevista en desdeelexilio.com– , que si a usted le pusieran en la mano un objeto agradable al tacto valoraría -conscientemente- más positivamente una situación que si le colocaran un cardo borriquero. Son las tripas, y no la razón, quien piensa por demasiados de nosotros en demasiadas ocasiones, razón por la que tantos abominan de la áspera obligación y se dedican a envenenar al resto en un intento de justificarse a sí mismos cuyos cimientos afortunadamente la maldita crisis se ha encargado de dinamitar.

Anuncios
Categorías:laboral, RRHH Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: