Inicio > Flexibilidad, Formación, Recursos Humanos, RRHH, Talento > EAR (oreja en inglés)

EAR (oreja en inglés)


Érase una vez una señora muy ducha en cuestiones de Recursos Humanos llamada Maribel. Psicóloga ella, fue nombrada directiva en un momento en que su empresa, a la que se había incorporado hacía cuatro años, se encontraba en un proceso de fusiones y adquisiciones. Recibió el apoyo tácito de la Dirección General para implantar nuevas formas de hacer las cosas y se puso a ello con mucho empeño.

En primer lugar, remodeló su área con personas de perfil adecuado a la situación de cambio. Llegaron traídas de consultoría (fichajes externos), también de otros departamentos de la empresa y de la propia dirección de Recursos Humanos, siempre y cuando cumplieran con los requisitos exigidos: capacidad de trabajo, ilusión por un proyecto nuevo y conocimientos en gestión de personas.

Maribel se encorajinó con su nuevo reto. En sus objetivos personales (además de los empresariales), incluyó el diseño e implantación de unos cuantos planes, varios, muchos… nada menos que catorce, desde la gestión del conocimiento hasta la renovación de plantilla, pasando por el nuevo modelo cultural, la estrategia de la formación, el desarrollo directivo o la medición del capital intelectual, entre otros. Su gente le respondía con entrega porque encontraba en su líder compromiso, apoyo, mentalidad ganadora (frente a la anterior cultura)… y perspectivas de promoción y desarrollo en las futuras estructuras que nacieran de la reorganización.

Se convirtieron en un EAR, según los bautizó Maribel, un Equipo de Alto Rendimiento, que era capaz de innovar, de diseñar, de influir y de implantar sin dedicarse a otra cosa que vivir para el proyecto.

Maribel era hábil en la aplicación de técnicas de motivación, que individualizaba en cada momento a cada persona de su equipo, según necesidades emocionales particulares. Detectaba hábilmente los roces, los cansancios, los despistes, la desilusión… y tan pronto ejercía de conciliadora como de madre protectora o maestra en la gestión de voluntades. Aquellas personas fueron aumentando su compromiso con el proyecto en función de las dosis que recibían de la medicina necesaria, hasta convertirse en apóstoles de la causa como si de ellos dependiera la salvación del mundo, que no era otra cosa que la extensión de la nueva cultura.

Y pasaron meses, meses, meses…

La habilidosa líder no recibía la respuesta esperada de la organización. Esas nuevas formas de gestionar quedaban en palabras biensonantes o en voluntades restringidas por los demonios conservadores. Ganaban terreno los dinosaurios y el líder de la líder cuestionó los planes elaborados. Los liderados de la liderada comenzaron a recibir señales de derrota y preguntaron a su jefa. Maribel aumentó la aplicación de las técnicas motivadoras hasta llevarlas a la sutil tergiversación de la verdad, a los premios salpicados en forma de golosinas y a las promesas de grandes tiempos venideros, donde cada uno podría ser ganador de una recompensa superior al esfuerzo desplegado. La mayoría le creyó; unos pocos vieron el color del gato.

Maribel continuó la cruzada embarcando a sus apóstoles en una lucha sin cuartel contra las rémoras que impedían la aplicación de la verdad. Y ya no surtían efecto esas benditas técnicas motivadoras, cada vez se hacía más palpable la manipulación que la líder quería aplicar frente al fracaso del proyecto. El EAR perdía la cohesión, nacían las rencillas, chocaban las ambiciones no cumplidas y cada uno de sus componentes se descolgaba de la sinergia para caer en una defensa individual de su derecho a la recompensa, aun a costa de sus compañeros en la guerra.

La señora ducha en cosas de Recursos Humanos fue invitada a desembarcar. Se marchó con los bolsillos repletos de promesas sin cumplir. Los miembros de su equipo viajaron por la depresión, o desertaron, o se esparcieron por otros lares… la mayoría enjugándose las lágrimas y emitiendo quejas al viento; unos pocos suspiraron.

votar

Anuncios
  1. Pilar
    20 mayo 2010 en 0:31

    ¡Me ha encantado este relato!
    Me ha enternecido el entusiasmo de Maribel y su “Ear”, pero el final, amargo.

    Refleja la dificultad de una verdadera y buena gestión de los Recursos humanos y lo expuesta que está (tanto desde dentro de los departamentos de RR.HH. como desde la estrategia general de la empresa) a modas, cambios y giros de 180º.
    Observo que en los últimos meses la mayoría de las escasas ofertas de empleo que salen en este ámbito vuelven a centrarse en la administración de personal.

    Parece que vuelven los dinosaurios…

  2. José Antonio Prades
    20 mayo 2010 en 7:15

    Gracias por tu comentario, Pilar. En épocas de turbulencias se aprecia a los valientes. Es habitual que las dificultades vuelvan conservadores (o lo sigan siendo aún más) a los mediocres. Apostar por las personas siempre da excelentes réditos, pero no se suele comprobar en el cortoplacismo que rige hoy a la mayoría de nuestras empresas y dirigente.

  3. Candela
    20 mayo 2010 en 12:28

    José, considero que diste en la clave, los resultados se ven a largo plazo (y no magicamente). La comunicacion con la direccion es muy relevante, supongo que Maribel sabía lo que necesitaba esa empresa en determinado momento, y el Director también, y ambos estaban de acuerdo en el esfuerzo que se iba a realizar y en los resultados que se iban a obtener en determinado tiempo…o supongo mal?
    Saludos y gracias por la nota.

  4. José Antonio Prades
    21 mayo 2010 en 7:16

    Esta historia, basada en hechos reales, me transmite varias moralejas. Una es que no debes suicidarte dándote golpes continuamente contra una pared de cemento, hay que adaptarse a la realidad y tener cintura y humildad para reconocer las causas de un avance tan lento, según tu propia planficación, en la implantación de un cambio cultural de esa envergadura. Y la otra, que no se pueden usar las técnicas de motivación y liderazgo hasta caer en la manipulación por conseguir un éxito personal, por mucho que lo estimes excelente para la organización, empresa o comunidad. Por no mirar ni a los lados ni atrás, dejó heridas a todas las personas de su equipo (ojo, el fracaso también es crecimiento, pero duele más si te sientes embaucado). Maribel incurrió en estos dos graves errores para provocar ese final tan amargo.

    Por otro lado, tal como has detectado, ella supo ver qué necesitaba la empresa, lo diseñó bien y trabajó con ahinco para conseguir sus objetivos con una gran lealtad a sus principios. Fue una guerrera apasionada, como Leónidas en la batalla de las Termópilas, y merece el reconocimiento. En este país, el fracaso tiene mala prensa, cuando, bien reflexionado, es la mejor ocasión para el desarrollo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: