Archivo

Archivo de Autor

Desafiar lo establecido


6333700379_c0f031e541_o-1024x566La historia está llena de hitos protagonizados por hombres y mujeres que desafiaron lo establecido para ir más allá en distintas áreas del conocimiento. Si algo nos caracteriza como humanos es nuestro afán de no conformarnos con lo que sabemos pues existe un infinito de posibilidades por descubrir, si tenemos la paciencia y la capacidad de trabajo suficientes para conseguirlas.

Es curioso cómo nos maravillamos cuando ciertos deportistas baten récords que en un tiempo eran impensables, nos asombra cómo ciertos científicos dedican su vida a la investigación luchando para buscar soluciones a problemas que a simple vista pueden resultar irresolubles; en definitiva, nos llama la atención cómo una persona ordinaria puede llegar a realizar cosas extraordinarias creyendo en su potencial y trabajando duro para darle la vuelta a la adversidad hasta convertirla en una oportunidad excelente de aprendizaje.

Precisamente, hoy en día y, a la vista de las trágicas consecuencias que ha traído consigo la crisis económica, deberíamos pensar en cómo vamos a insuflar ese afán de superación en el capital humano que tienen a bien disponer y, no manipular a su antojo, las empresas.

Esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega, en su artículo: La desobediencia inteligente como motor de la innovación, nos habla de cómo “Nuestras empresas necesitan profesionales que pongan en práctica comportamientos que desafíen ese orden establecido. Nuestras organizaciones necesitan profesionales que practiquen una desobediencia inteligente. que cuestionen lo que se da por sentado y que pongan al servicio del negocio su capacidad para desafiar las rutinas y lo políticamente adecuado y que construyan de forma disruptiva. pero inteligentemente. una nueva realidad.”

La gestión del capital humano pasa necesariamente por saber liderar equipos de personas en los que la iniciativa, la creatividad y la proactividad sean valoradas y reconocidas, así como estimuladas por la propia empresa. De esta forma, sentaremos las bases del progreso en las organizaciones que lleva aparejado el valor inherente de la innovación.

Acabo con unas palabras de Eduardo Punset: “Para innovar hay que estar dispuesto a cambiar de opinión como lo hacen los simios y no emular a los homínidos que no lo hacen ni muertos. Este consejo, se hace más necesario precisamente en tiempos de crisis que es cuando se debe aprovechar el cerebro”.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Cuestión de Educación: formar buenas personas y excelentes profesionales


imagesHace unos catorce años, desde una entidad social me invitaban, como experto en RRHH, a formar parte de un coloquio en el que se debatía cómo se podía fomentar la inserción socio-laboral de los jóvenes habida cuenta la realidad del mercado laboral.

Recuerdo que el auditorio estaba lleno de estudiantes ávidos de recetas mágicas que pudieran permitirles soñar con un puesto de trabajo en un cada vez más exigente mercado laboral que les permitieran tener una cierta independencia económica. Sin embargo, los datos no eran ni siguen siendo esperanzadores en ese sentido pese haber transcurrido todo este tiempo.

Pero recuerdo que una de las reflexiones que hice y que sigo haciendo cada vez que visito un aula es recordarle a nuestros jóvenes que además de los idiomas y sus estudios superiores les digo que, para situarse en el mercado de trabajo ya no basta con tener competencias técnicas en el sentido estricto de la palabra, sino competencias relacionadas con la “gestión” y la “comunicación”; pero sobretodo capacidad de saber “ESTAR” y “SER” PERSONA. De ahí la importancia del verdadero valor de la Educación.

En esta línea discursiva compartida con nuestro colaborador Roberto Luna, en su artículo Reflexiones sobre la educación que viene o debería venir, afirma que “la educación es la base del ser humano, de la humanidad, y es lo que nos convierte en seres no sólo pensantes sino vivientes. Y es que la educación nos tiene que ayudar a vivir como personas felices donde el crecimiento y la mejora fundamente nuestro sentido y con ello construyamos todos una sociedad que avance no solo en la materialidad sino en la emotividad y la espiritualidad.”

La Educación entendida como aprendizaje es un viaje que dura toda la vida y que los profesionales que se dedican a la gestión del talento deben tener en cuenta no solamente en los procesos de selección sino en el diseño estratégico de políticas y estrategias de RRHH que garanticen la motivación y el compromiso de, con y desde las personas, el activo más importante en las empresas.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Pedir ayuda


sufrir-en-silencioParece ser que hoy en día eso de pedir ayuda no está bien visto porque nos han hecho creer que esa actitud es una muestra de debilidad y, por lo tanto, inadmisible si queremos que nuestra imagen poderosa no se vea afectada por ello.

Esta afirmación resulta cuestionable ya que si pensamos, más bien poco, nos damos cuenta que las personas no somos islas sino seres sociales que necesitamos unos de los otros para poder avanzar y aprender a lo largo de nuestras vidas.

Sin embargo, estamos insertos en una sociedad en la que la participación y cooperación son todavía visiones utópicas de un presente construido desde y para la competencia.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Sufrir en silencio nos recuerda la importancia que tiene el hecho de solicitar ayuda no solamente en el ámbito laboral sino en cualquier ámbito de nuestras vidas. Según sus palabras ” Nadie somos superhéroes ni podemos con todo. Si estamos sufriendo por algo debemos hablar con alguien, arrojarlo y soltarlo al exterior y solicitar ayuda. El “yo puedo con todo” ha supuesto muchas catástrofes en la historia de la humanidad.”

Hace unos días nos dejaba un artista universal, Paco de Lucía, que supo ser el mejor embajador del flamenco de todos los tiempos porque supo ganarse el respeto y la admiración de todo el mundo mostrando su sensibilidad, gracias al sonido inigualable e irrepetible que arrancaba de su guitarra, a pesar de las dificultades que encontró por el camino.

Un Maestro nacido en una humilde familia de Algeciras que gracias al providencial regalo de una guitarra que le hizo un tío suyo cuando contaba con 11 años aprendió que la música podía ser el mejor reclamo para pedir ayuda y mejorar la existencia de los suyos.

Pedir ayuda es reconocer el valor que los demás me pueden dar para ser todos mejores. Pedir ayuda significa no estar solo es sentir que todos formamos parte de un equipo. Pedir ayuda es un acto de valentía inteligente que ya va siendo hora que incorporemos en el listado de valores que deberían presidir en las organizaciones de las que formamos parte. Una excelente lección de liderazgo, ¿no les parece?

Leer artículo

Saludos cordiales.

(in)Fluir en las organizaciones


CHANGEContinua el adelgazamiento “sine die de personal “en las empresas buscando ahorrar costes sin realizar un análisis ni tomar otras medidas que permitan otro tipo de acciones y estrategias. Para aquellas personas que tienen la fortuna de no entrar en las listas de desempleo viven todo el tiempo angustiadas por un futuro incierto ya que la mayoría de organizaciones no son capaces de ver nuevas posibilidades y continúan haciendo lo mismo, sin considerar que el mercado y sus exigencias han cambiado y deberían anticiparse a las mismas.

Parece ser que la función de Recursos Humanos ha desaparecido para dar paso a un ejecutor de relaciones laborales que trate de minimizar costes de personal tanto en número como en retribución. El talento se descuida impunemente achacando esta situación, como no, a la crisis económica y a lo menos real falta de demanda interna.

Sin embargo, hemos de saber conducir los nuevos escenarios que se nos presentan de una forma en que el cambio sea identificado como una oportunidad y no como una amenaza.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna en su artículo Hablar de cambio es seguir anclado en el pasado. Flow, nos sugiere tanto a nosotros mismos como a nuestros equipos de trabajo que resituemos el tema del cambio para hablar diariamente de él, hasta que ya no entendamos que es un cambio en sí, sino una situación estable de cambio. Y así nos vayamos dando cuenta que esto es un fluir, como el fluir del río, donde todo está en movimiento, y nosotros también. Y en ese movimiento nos podemos recrear y podemos disfrutar, pues el movimiento es vida.

Tal vez si los profesionales que se dedican al capital humano supieran vender y demostrar que el talento de las personas es el responsable de los beneficios, pusieran en marcha una gestión excelente la comunicación en nuestras empresas y fuesen catalizadores de políticas que se dirigieran a creer y motivar al personal, solo entonces, sería posible (in)fluir en las organizaciones y hacerlas más competitivas para el inhóspito mercado y más solidarias y humanas para la sociedad.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Silencio por favor, estoy trabajando


ruido-en-el-trabajoTengo el convencimiento que la mayoría de personas estamos de acuerdo en la necesidad de estar tranquilos para concentrarnos en las tareas que estamos realizando en cada momento. Quizá los “temidos ladrones del tiempo” como son las llamadas, los correos y las reuniones no previstas que irrumpen cual sunatmi, provocan que atendamos y dirijamos nuestra atención de una forma inadecuada.

Es necesario tomar conciencia que la productividad de un profesional se ve afectada y disminuye si tiene elementos distractores ambientales que bloquean el nivel de concentración que requiere el trabajo que va a poner en marcha.

En palabras de nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Así no hay quien se concentre, afirma que Un Director de Recursos Humanos, buen amigo y mejor profesional, me decía que para analizar la legislación laboral y los posibles casos de conflictividad en su compañía, y os aseguro que se trata de una empresa muy conflictiva, se encerraba y pedía a sus colaboradores absoluto silencio para poder concentrarse en la lectura. Estoy convencido que eso le ha servido para ser más diligente en su trabajo y poder hacer las cosas con mayor ratio de éxito.

Las personas necesitamos un ambiente tranquilo que invite a pensar, a colaborar, a participar y respetar el espacio y tiempo de sus compañeros y superiores para conseguir que podamos aportar valor añadido a nuestro trabajo.

Hemos de ser exigentes, pero flexibles con nuestro tiempo; hemos de planificarlo y aceptar que puedan haber cambios. Hemos de fomentar encuentros y reuniones planificadas y con un orden de temas a tratar y que no sean fruto del azar; hemos de encontrar tiempo para pensar en qué estamos haciendo y cómo podemos mejorarlo. Hemos de buscar tiempo para divertirnos con lo que hacemos porque al estar motivados seremos más competentes.

En definitiva, descubramos la necesidad de la serenidad que nos proporciona el silencio en las organizaciones porque parafraseando a Nietzsche “el camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio”.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Imaginando nuevas oportunidades


357387317_b0af335183Esta semana tengo la gran responsabilidad y oportunidad de explicar a un foro un tanto peculiar formado por veinticinco niños y niñas de seis años cuál ha sido y es mi trayectoria profesional, o lo que es lo mismo, qué he hecho y hago para ganarme la vida. Este gran reto ha supuesto para mi ser consciente de cómo la función de RRHH ha evolucionado al igual que yo mismo desde que decidiese iniciarme hace 30 años contando para ello con una licenciatura en mi caso de derecho y con una gran motivación por saber los entresijos de una desconocida función como era la dedicada a los Recursos Humanos en ese tiempo.

Siguiendo el testigo de la originalidad del más famoso cuarteto musical que ha tenido la historia, The Beatles, al ofrecer su último concierto juntos desde la azotea del edificio donde se encontraba el estudio de grabación y ensayo hace ya cuarenta y cinco años, he preparado un speech lleno de magia que me ha servido para renovar mi confianza en la importancia del factor humano como único motor que puede y debe cambiar el rumbo de la historia en las organizaciones que es capaz de derrotar al temido enemigo al que nos enfrentamos: la crisis.

Precisamente esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega en su artículo 10 comportamientos que crean culturas innovadoras afirma que para innovar fundamentalmente hay que tener comportamientos diferentes y, cambiar comportamientos implica cambiar hábitos.y, cambiar hábitos implica esfuerzo y determinación de una manera sostenida en el tiempo. Un precio que muchas organizaciones y muchos profesionales no están dispuestos a pagar, aunque sean plenamente conscientes de las consecuencias asociadas a mantener inamovibles sus estrategias, procesos y.claro está, sus comportamientos.

Eso sí, sin que estos cambios supongan un recorte irracional de derechos y salarios que hagan inviable la apuesta por el talento y su desarrollo en las organizaciones.

Es hora de empezar a imaginar nuevas oportunidades económicas y sociales porque éstas son, de forma indubitada, el germen necesario para un futuro esperanzador para todos. Y parece ser que la ciudadanía ya da muestras de ello como hemos visto recientemente con el tema de la obra del bulevar de Gamonal, la paralización de la privatización sanitaria de Madrid, entre otros.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Tanteando la motivación de los jóvenes por su futuro laboral


talent-attitudeHace pocos días tuve la oportunidad de compartir una clase con un grupo de jóvenes universitarios en la que hablamos de la importancia que tiene el clima laboral, máxime cuando el ambiente en el que se desarrolla es tan incierto como en el que hoy nos encontramos.

Más allá del tema que nos ocupaba discutimos otros temas entre los que destacó sus expectativas laborales, teniendo en cuenta que Eurostat situó hace poco a España a la cabeza de Europa en paro juvenil.

Ellos saben perfectamente que el futuro que les espera no parece prometedor, sin embargo la mayoría se preparan en idiomas por si deciden marcharse fuera del país para buscarse la vida.

Nuestro colaborador Roberto Luna dedica su artículo Con el talento por sombrero: jóvenes a la deriva a los miles de jóvenes que se están yendo “a hacer las américas” y que ni siquiera tuvieron opción. Esos jóvenes que se llevan el talento por sombrero y que espero un día puedan usar, pues todos merecemos el respeto y la dignidad humana de trabajar con nuestro talento.

Por mi experiencia docente, he impartido y compartido clases con muchas personas jóvenes y con algunas de ellas mantengo el contacto como es el caso de una persona que supo desde su tierna infancia que los idiomas abrían una infinita gama de oportunidades y decidió estudiar inglés y alemán, que le han ayudado a conseguir un excelente puesto directivo en una prestigiosa multinacional suiza.

Pero también tengo el caso de otra persona que a pesar de todo su potencial decidió quedarse en España y seguir al frente de su negocio que ha sabido reinventar para seguir adelante con el esfuerzo, la ilusión y perseverancia que son sus signos de su marca personal.

El 22 de enero tenía lugar el Foro Económico de Davos que abordó, entre otras cuestiones, el elevado desempleo juvenil. Esperemos que no sea otra oportunidad perdida sino un compromiso real para que presidentes, consejeros delegados y directivos empresariales junto con políticos y expertos en materia económica diseñen las estrategias para cambiar un panorama laboral que niega la entrada al valioso talento de nuestros jóvenes y vapulea el talento del resto de empleados.

De esta forma, los Responsables del talento en las organizaciones liderarán políticas que generen confianza y compromiso para un mejor clima laboral basado en el respecto, cuidado y motivación con y para las personas sin el menoscabo de sus derechos laborales y beneficios sociales empresariales.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Aprovechar el potencial de las segundas oportunidades


comprobacion-de-referenciasResulta curioso que la mayoría de gente piense que hay problemas tan graves y complejos que no tienen solución, tal vez porque les hayan mal acostumbrado a enquistarlos y a no dedicarles el tiempo que se merecen para buscar soluciones y ponerlas en marcha. Muchos ejemplos pueden ilustrar esta afirmación como son el hambre, la pobreza, el desempleo y tantos otros que tendemos a pensar, a priori, como irresolubles; sin embargo eso no es cierto.

Precisamente hace poco leía las conclusiones de un estudio elaborado por una prestigiosa ONG que afirmaba que la erradicación del hambre no es una utopía sino que podría ser una realidad si somos capaces de tomar un conjunto de acciones que conduzcan a concienciar a todos los estados del mundo a asumir una serie de responsabilidades y políticas comprometidas orientadas a tal fin. Podemos y debemos darnos una segunda oportunidad para conseguir este gran objetivo.

Aterrizando en la realidad de nuestro país y centrándonos en la problemática del desempleo, pensamos que una persona como individuo no puede cambiar las cosas, pero nos volvemos a equivocar porque nuestra historia más reciente nos dice con ejemplos, muchos de ellos positivos como fue el caso de Vicente Ferrer, que supo entender que con un trabajo se les devolvía la dignidad a las personas y que, gracias a ello, empezaría a escribir un presente más solidario, ético y comprometido porque creían en el poder que tienen las segundas oportunidades.

Esta semana nuestro colaborador Ángel Largo en su artículo Dar una segunda oportunidad nos ilustra con dos experiencias propias cómo aprendió a comprender el valor de los errores y “a no prejuzgar a las personas, ni clasificar a nadie por lo que ha sido anteriormente o lo que ha hecho en el pasado. Y sobre todo a dar una segunda oportunidad a las personas, aun teniendo un pasado de errores, ya que las circunstancias pueden ser cambiantes, o bien las personas pueden reaccionar positivamente ante un error cometido y reconocido.”

Estamos demasiado acostumbrados a justificarnos diciendo que no hacemos nada porque no sirve de nada y de esta forma seguimos perpetuando una sociedad cada vez más desafectada y desmotivada, a excepción de algunos movimientos sociales y civiles que parecen erigirse con una voz y conciencia crítica.

Ya va siendo hora que desterremos los prejuicios y nos pongamos a pensar y actuar para/con las personas en nuestras organizaciones, ¿no les parece?

Leer artículo

Saludos cordiales.

La magia de pensar y actuar diferente


4046599004_c3cd233c64En alguna ocasión he comentado que en uno de mis primeros trabajos se me exigía hacer un vaciado de una media de docena de diarios para que la empresa que me contrató supiese en todo momento cuáles eran los temas económicos, empresariales, sociales y políticos del momento.

Esta tarea que, a simple vista, puede resultar tediosa, fue un gran aporte para entender y comprender las circunstancias que nos rodean, además de permitirme estar informado y formado permanentemente, aunque a veces “deformado”, debido al dirigismo especulativo de los grupos de comunicación.

Esta tarea la convertí en un valor añadido intelectualmente cuando permití que me ayudase a construir una visión reflexiva y crítica de los acontecimientos y, eso, ha propiciado que piense y actúe de una forma diferente a la establecida. Con ello quiero transmitir la idea de imaginar nuevas posibilidades para un presente y futuros inciertos.

Esta semana nuestro colaborador Andrés Ortega en su artículo Innovación y Liderazgo al son de la marcha de Radetzky, nos recuerda cuán importante es hacer las cosas de forma diferente en la gestión del talento en las organizaciones y para ello lo ilustra con un bello ejemplo que pudimos disfrutar el primer día del Año como fue el Concierto de Año Nuevo .

En palabras de Ortega “Daniel Barenboim ha puesto de manifiesto que un equipo de alto rendimiento,(una orquesta filarmónica en este caso, es el resultado de la trasferencia de responsabilidad y confianza; ha evidenciado el maravilloso poder del reconocimiento explícito a través del agradecimiento a todos los miembros de su organización y ha asumido el riesgo de dirigir de forma diferente. nada más y nada menos que no-dirigiendo.”

Acabo con las motivadoras palabras del filósofo y humanista José Antonio Molina, que leí en un artículo del magazine semanal de un prestigioso diario nacional, en el que se leían los deseos para el 2014 de catorce personalidades de diversos ámbitos; el nos dijo “hay que cambiar la representación y liderazgo de la sociedad para acabar con la sensación de precariedad institucional que se vive en España a diferencia de otros países que también afrontan dificultades económicas”.

Los responsables del talento en las organizaciones ya están perdiendo el tiempo si no son capaces de aprender a atreverse a pensar y actuar diferente para convertirse en líderes de personas, siguiendo el ejemplo inspirador de Barenboim.

Leer artículo

Saludos cordiales.

2014, año de luchas y esperanzas


case-for-innovation-talent-managementRecién estrenado este 2014 me gustaría recordar dos aniversarios especiales de los muchos que nos depara este año como son: los 150 años de una de las grandes obras de Charles Dickens “Cuento de navidad” y los 150 aniversario de una institución tan emblemática como es la Cruz Roja Española.

Corría 1863 cuando un suizo llamado Henri Dunant pensó en crear una sociedad de socorro neutral para prestar ayuda humanitaria, independientemente de nacionalidades, creencias y razas. Un año después nuestro país se adhirió a esta organización que no ha tenido miedo a evolucionar de acuerdo con las necesidades sociales del momento. Un ejemplo para la esperanza y las bases para una solidaridad verdadera.

Paralelamente Dickens nos ofrecía una historia que en un principio parece describir la situación actual que vivimos ya que habla de cómo la codicia, la avaricia larvan el peor de los cánceres en las personas: la ruindad. Sin embargo y, gracias a su maestría literaria, nos da ideas sencillas que si queremos nos pueden ayudar a cambiar ese sinsentido por un norte presidido por la redención, solidaridad y esperanza.

Estamos demasiado acostumbrados a ver a los “Sres. Scrooge” en los banqueros sin escrúpulos, en políticos y agentes sociales corruptos sin cuestionarnos si nuestras acciones y palabras con las personas de nuestro entorno empresarial están igual de contaminadas por ese pernicioso y contagioso espíritu.

Ahora que todos somos testigos de los nefastos resultados de una gestión económica, social y política centrada en el consumismo extremo, la idealización de lo material, es hora que cambiemos nuestras actitudes y seamos capaces de trabajar para ganar la confianza en nosotros mismos si apostamos por unas actitudes y valores sólidos y compartirlos con las personas de nuestro alrededor.

Esta semana nuestro colaborador Roberto Luna en su artículo Innovación y gestión del talento: más que primos hermanos afirma en esta misma línea discursiva que en el liderazgo y el talento directivo también es necesario ese ambiente de equipo capaz de generar confianza entre sus miembros, la necesaria como para que surjan comportamientos extra-rol o cívicos que son los que posibilitan las sinergias positivas.

Que 2014 sea un año en el que luchemos con esperanzas renovadas para hacer brillar con luz propia el talento que existe en nuestras empresas presentes y futuras.

Leer artículo

Saludos cordiales.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.812 seguidores

%d personas les gusta esto: